Recuperando fuerzas en Derbhad

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Recuperando fuerzas en Derbhad

Mensaje  Invitado el Miér Mar 20, 2013 8:39 pm

Se encontraba a punto de desfallecer cuando encontró los primeros indicios de vegetación.

Se abrió paso entre los primero matorrales que encontró y atravesó los frondosos bosques que la noche escondía.
La noche era cerrada cuando empezó a respirar de nuevo, después de dos semanas con los pulmones cansados de respirar un aire que no podían aceptar y su piel dejaba el color amarillento a un lado para volver a su hermoso color verde.
La belleza y la esencia de atractivo que la identificaban volvía a florecer como si nunca hubiera desaparecido de sí, aunque poco a poco. Sus cabellos parecían peinarse y despeinarse a la vez dotándole del aire salvaje y sensual que le pertenecía.

Volvía a encontrarse mejor y a retomar fuerzas pero de pronto, sin saber por qué, cayó al suelo perdiendo la consciencia completamente.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Nuevo destino

Mensaje  Invitado el Jue Mar 21, 2013 1:54 am

Volando en la noche vislumbré tierra, conocía aquella zona, por su frondosa apariencia y la trayectoria debía ser Derbhad, y el frondoso bosque que había pasado hacía rato debía de ser El Bosque de Awa.
Estaba amaneciendo y el tiempo de viaje me tenía agotado, intentaba viajar por las noches para que mi apariencia serpentina de Shek pasara desapercibida, por lo cual no dormía bien hacía unas noches.
Ví un bosque nuevo que se acercaba, debía ser Task-Ban, no era mal lugar para empezar de nuevo a vivir y quizás surgiera una nueva aventura allí. Fuese por lo que fuese, debía parar y descansar, asíque bajé en picado y esquivando las ramas me introduje en los frondosidad de la naturaleza.
Aterrizé sobre una gruesa rama de un árbol a no mucha distancia del suelo, pero me mantendría alejado de cualquier peligro en mi descanso. Adopté mi forma antinatural de humano y me acomodé en esa rama.
Pronto sentí las consecuencias del cansancio en mi mente, y con los primeros rayos de sol pude cerrar los ojos tranquilo.
Desperté a las horas, aún era de día, pero ignoraba cuanto tiempo había pasado. Miré hacia abajo comprobando que no hubiera nada ni nadie y me dispuse a bajar.
No era un distancia demasiado grande y no había ningún método de apoyo para bajar, asíque bajé de un salto.
Caí sobre la fresca hierba que crecía próxima a las raíces del árbol, y tras un largo suspiro, comencé a caminar.

No sabía muy bien a donde ir, asíque me dejé llevar por mis instintos y símplemente ver qué encontraba.
Tras una hora de camino por aquel bosque, sintiendo la brisa entre los árboles y el ruido de animales y seres que por allí habitaban, encontré algo tirado entre unos matorrales. Entrecerré un poco los ojos para distinguir un poco más qué era aquello. Mi naturaleza Shek podía permitirme notar perfectamente esa presencia, era de sangre caliente, era algo vivo y sino me equivocaba, alguien vivo.

Rápidamente me acerqué a aquello, aparté los matorrales que se encontraban a su alrededor y la ví. Era una preciosa féerica, con su suave y delicada piel de tono verdoso, su pelo olivo salvajemente peinado y una belleza natural inexplicable que atraía la vista y la atención de cualquiera que la viera.
Comprobé a simple vista que había perdido el conocimiento y mi primera reacción fue tratar de despertarla, no podía dejarla ahí, asíque insistí con zarandeos sobre su cuerpo.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Recuperando fuerzas en Derbhad

Mensaje  Invitado el Jue Mar 28, 2013 10:14 pm

La chica despertó de ese sueño dulce en el que se encontraba inmersa y retorciéndose entre desperezos abrió un ojo manteniendo el otro guiñado, realizando un gesto divertido. Su cuerpo a su vez había tomado una postura sensual desde el suelo mostrando su esbelta figura desde unos ángulos perfectamente estudiados.
Observó sin ningún pudor cada unos de los rasgos del chico, sorprendiéndose al ver tanta armonía entre atractivo y dureza en aquel hombre, porque para ella, merecía llamarse así, dado su aspecto alejado de la inocencia. Había algo escondido en su interior, eso era fácil de ver a simple vista, y puede que algo interesante o poderoso y eso le interesaba.

-Buenos días, joven. ¿No te parece demasiado pronto para los acercamientos? - dice apoyando su mano con delicadeza en el suelo de tierra y gesticulando con la otra mano- No sé si sería muy atrevido preguntar qué haces por aquí, los sombríos bosques de los trasgos.

Puso unos de sus largos y finos dedos sobre sus labios esperando una respuesta inmediata, pero ésta no llegó tan rápido como ella esperaba. "No está cayendo en mis encantos naturales... es pronto pero, aún así, hacía tiempo que ésto no me pasaba". Entonces dejó fluir de su interior toda aquella magia feerica que residía en ella y le proporcionaba el poder de engatusar a los seres más invulnerables y sonrió mostrando su mejor media sonrisa de actriz. Se levantó ágilmente y le ofreció la mano.

-Puedes llamarme Hiedra. -se presentó aún manteniendo su sonrisa- ¿has venido a rescatarme de mi soledad?
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Recuperando fuerzas en Derbhad

Mensaje  Invitado el Miér Abr 03, 2013 1:17 pm

La joven féerica pareció despertar de su profundo sueño y con la belleza que caracteriza a la misma madre naturaleza adoptó una postura sensual. Me sorprendió ver aquella perfecta y a la vez extraña belleza, sabía el poder de atracción que poseían los féericos, pero nunca había visto a un ser como aquel, tan delicado a simple vista, pero que a la vez resaltaba su poder con el más mínimo gesto.
Me incorporé adoptando una postura firme pero sin dejar de mirar fijamente a los ojos cautivadores de la joven. Podría mirar en los océanos de su mente y sus recuerdos, pero por alguna extraña razón no necesitaba hacerlo, o almenos no necesitaba saberlo, por ahora.

La féerica habló una vez, mostrando un tono de ternura y sensualidad en las palabras que salían de sus preciosos labios, pero mi reacción ante aquel comentario no fue la respuesta inmediata, sino que entrecerré los ojos y ladee la cabeza, intentado adivinar el objetivo de la pregunta. La atracción de su esencia era la más fuerte que jamás había conocido, no obstante no podía ser rival para el fuerte poder de mi mente y aunque notaba que intentaba seducirme con cada uno de sus gestos y palabras, no dejaba que sucediera tan rápido y cayera en sus encantos.

La chica se levantó y con un sutil movimiento alzó la mano presentando su nombre, Hiedra y realizando de nuevo una pregunta.
-Mi nombre es Ray Lee- Respondí cogiendo su mano de manera algo tosca. –Pero puedes llamarme Ray- concluí.

El tacto de su piel era cálido y suave, pero a la vez fresco y lleno de vida, transmitía la pura esencia de la naturaleza por cada uno de sus poros y si su presencia era atrayente, su tacto lo hacía aún más irresistible.

-Solo pasaba por aquí, he hecho una parada después de un largo viaje y te he visto tirada en el suelo como inconsciente- Respondí a sus preguntas de manera clara, pero sin pronunciar más palabras de las que debiera hacer, al fin y al cabo, aún era una desconocida.

-Aunque… Soy yo quien debe preguntarte a ti qué te ha sucedido. No es normal encontrar a un féerico desmayado en medio de un bosque, es vuestro medio natural, vuestra fuente de poder- Pregunté esperando estudiar cada palabra que dijera y gesto que realizara.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Recuperando fuerzas en Derbhad

Mensaje  Invitado el Sáb Abr 13, 2013 6:04 pm

La feérica mostró una media sonrisa ensayada cuando el joven Shek se presentó toscamente dándole la mano.

-Hm... -puso la mano que le quedaba libre sobre sus perfectos labios y entrecerró los ojos fingiendo estar pensativa. Después de unos instantes alzó la vista de nuevo para cruzar su mirada con la de él y volvió a la carga con su sonrisa. - Lee es un nombre interesante, pero seguirás siendo Shek. O mejor, Shek Lee encaja más con tu... -hizo una pausa para mirarlo de arriba abajo y detalle a detalle. -bueno, contigo.

Se negaba a dar demasiada información sobre sí y mucho menos de su pasado, asique cuando el chico le preguntó por qué la había encontrado en ese estado, ella se limitó a responder lo último ocurrido.

-Me encontraba en Ciudades Yan cuando empecé a desfallecer -puso los ojos en blanco-. Estuve a punto de morir por una insolación o algo parecido a desidratarme, pero tuve la suerte de llegar poco antes de eso. Ésa es la razón del por qué estaba así. De todos modos, ha sido agradable poder conocer a alguien como tú. Algo bueno, después de todo...

Cerró los ojos un momento y se dejó llevar por las sensaciones que provocaban en ella la ráfaga de viento que acababa de levantarse de pronto. El aire le revolvía la melena en diversas direcciones. Olor a hierba, a tierra, a flores... sonidos a penas audibles que ella podía distinguir con total claridad como los de las alas de las mariposas.
Había estado tanto tiempo en la oscuridad, en su oscuridad, tan lejos de todo lo que podía importarle, que había olvidado cómo se sentía. Cuando abrió de nuevo los ojos, el tiempo parecía transcurrir mucho más lento en el exterior de sus pensamientos y volvió a mirarlo, con unos ojos encharcados de sentimientos infinitos y una ráfaga de tristeza, que desapareció tan pronto como llegó.

-¿Qué vas a hacer ahora? -preguntó con una máscara de belleza y falsedad implacable, tan bien actuada como solía hacerlo.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Recuperando fuerzas en Derbhad

Mensaje  Invitado el Dom Mayo 12, 2013 8:35 pm

Prestaba firme atención a todo lo que emanaba de aquel ser, su magia, su belleza, sus sentimientos, sus gestos incluso mientras hablaba.
Escuchaba su curiosa historia, no sin preguntarme la incognita (logica, a mi parecer) de qué hacía una féerica en las tierras Yan, donde evidentemente se consumiría como una vela.
No hacía falta ser un shek ni poseer grandes aptitudes mentales para percibir que algo en su historia fallaba y, desde luego, no decía la verdad, o almenos, no toda ella.

Tras narrar su viaje, realizó una breve pausa, en la cual indagué un poco en su interior para descubrir qué llamaba a la nostalgia en aquel ser, un ser marcado por la tragedia, el odio y el desprecio.
Nunca había tenido que sentir compasión por nadie, pero sin duda, si hubiera algún ser que debiera sentir la mínima aprensión por mi parte, esa muchacha era una de esas personas.

Percibí como intentaba engañarme con una fingida postura, así que cumplí su propósito y "me dejé engañar", no obstante, por eso respondí rápida y firmamente a su pregunta.

-Lo cierto, es que tenía pensado dirigirme hacia Drakwen, debo visitar la Torre y solucionar un asunto. Si te interesa podrías acompañarme en mi viaje hasta Drakwen, intuyo que tampoco tienes demasiados planes para tu vida actualmente- Propuse mientras la invitaba con la mano a iniciar el camino conmigo.

Así, esperé la respuesta de la joven, que aunque realmente no necesito la compañía de nadie para mi misión, sí que había algo en Hiedra que me llamaba a su compañia, y quizás así el viaje fuera algo menos ameno.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Recuperando fuerzas en Derbhad

Mensaje  Invitado el Jue Mayo 16, 2013 9:53 pm

Se dio la vuelta en cuanto notó los ojos inquisidores del chico tratando de bucear en los suyos. Odiaba la idea de que le arrebatasen su intimidad, la agobiaba, la oprimía, la desnudaba. La melena, aún revoloteando salvaje con el viento, casi notó cómo acariciaba al chico en las bruces como un dulce castigo. Como latigazos. Entonces se acercó a una de las enormes y verdes hojas que colgaban de un árbol y que inclinó hacia sí hasta caer en sus labios un pequeño chorro de rocío rebelde que se había escapado del calor de la mañana.

-Lo cierto, es que tenía pensado dirigirme hacia Drakwen, debo visitar la Torre y solucionar un asunto. Si te interesa podrías acompañarme en mi viaje hasta Drakwen, intuyo que tampoco tienes demasiados planes para tu vida actualmente- le preguntó el chico.

Hiedra se giró entonces, con ansiosa esperanza reflejada en sus ojos y volvió a la carga con una sonrisa de las suyas. "¿Drakwen? ¿Acaso el Shek quería hibridarse? Qué despilfarro dejar atrás su legendaria pureza para ser un simple híbrido, ¡una raza corriente! Quizá había esperanzas de que escogiera al menos una raza menos inferior que la humana, como la mía, pero aún así no tenía sentido que quisiera dejar su apariencia inmortal para eso. ¿Por qué? Seguro que iba a hacer otra cosa... aunque, ¿qué cosa? Si no podía ser mago siendo Shek..." pensó Hiedra, pero aún no dijo nada. Pensó que sería mejor hacerlo en el momento adecuado, si acaso.

-Claro que te acompaño, Shek- dijo dedicándole una vez más una sonrisa de las suyas. Cogió su bolsa y se la colgó de la espalda- cuando quieras, -"es una criatura extraña" pensó volviendo al hilo de sus pensamientos- Criatura.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Recuperando fuerzas en Derbhad

Mensaje  Invitado el Jue Mayo 23, 2013 1:57 pm

Me fijé en cómo se giraba para ocultar los océanos de su mente cuando traté de recorrerlos, aquel gesto me resultó divertido, pícaro.
Sin embargo, mi proposición pareció despertar una gran curiosidad en la joven féerica, lo cual me alegró, pues aunque soy algo solitario y nunca he necesitado alguien para protegerme, su compañía era extrañamente embaucadora y mágicamente me atraía para estar con ella.
Recogió sus cosas, y con una postura decidida a la vez que sensual como caracterizaba sus movimientos, se dispuso a la aventura.

Crucé los brazos, ladeé un poco la cabeza y con una media sonrisa dibujada en la cara abrí la marcha:
-Estupendo, ¡en marcha pues!- Indiqué guiñando un ojo.
Y acto seguido me coloqué a su lado y comenzamos a andar en dirección noroeste a las verdes tierras de Drakwen.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Recuperando fuerzas en Derbhad

Mensaje  Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.