El Robo -Trabajo-

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

El Robo -Trabajo-

Mensaje  Invitado el Vie Mar 08, 2013 8:35 pm

Abro los ojos, sintiendo el cansancio y el peso de mi cuerpo, colgando de unas cadenas, en las paredes del calabozo y no puedo evitar mirar mi cuerpo, bastante magullado y a lo lejos ver como mi ropa y equipo está tirado por el suelo, solo me queda esperar y para hacer pasar el tiempo no se me ocurre otra cosa mejor que recordar como es que he acabado en un lugar como este...

------------Hace tres dias-------------

Me encontraba tranquilamente en una posada de Nandelt, estaba simplemente de paso, sin más objetivo en aquel lugar que parar a descansar, en mi camino hacia Kosh, estaba sentado en una silla en la esquina del local, bebiendo algo, no recuerdo que, mas si recuerdo la silueta que lo empezó todo, una despampanante feerica se me acercaba agitando sinuosamente sus caderas, intenté desviar la mirada, pero me era casi imposible y cuando me percaté de que se acercaba a mi se me aceleró el corazón, a la vez que intentaba adivinar que podria querer de mi alguien como ella, iba ataviada delicadamente y tenia un aspecto saludable, no parecia ser ninguna mendiga o algo así, todas mis dudas se disiparon cuando llegó ante mi y habló.


-Disculpa..., tienes pinta de ser la clase de héroe que estoy buscando, ¿Puedo sentarme y hacerte una oferta?

-En primer lugar, soy cualquier cosa menos un héroe, en segundo, este por lo que sé es un país libre, puedes hacer lo que te de la gana...

Intenté hacerme el duro para impresionarla y lo conseguí, no tenia ni idea de que la habia fastidiado como un profesional...

Se sentó frente a mi y me miró a mis ojos verde y rojo, a mucha gente le da una apariencia grotesca y prefiere no mirarlos, pero a ella no pareció afectarle esa carácteristica mia y habló como si tal cosa.


-Bien, si no lo eres, eres justo lo que busco, mira, hay cierta persona que tiene algo que no le pertenece, algo que me pertenece a mi concretamente y desearia recuperarlo, lo malo es que no puedo demostrar que es mío y obtenerlo de manera legal me es imposible creeme, lo he intentado, necesito que lo robes...

-Tres cosas antes de decidir si acepto el trabajo o no: ¿Que es?, ¿Quien lo tiene? y ¿Cuanto me vas a pagar?

Pareció impresionarse por la crudeza con la que le pregunté o quizás fuera por el hecho de que no tuviera reparos en hacer un trabajo tan sucio...

-Es un anillo de oro con una piedra roja, otra azul, otra verde y otra de color amarillo engarzadas en ese orden, el anillo está en manos de un noble locar llamado Whyver, tiene un caserón ubicado a unos 20 minutos hacia el este y sobre el pago... ¿Te hacen 80 monedas de oro?

-¿80? muy buen pago, ¿Donde está la trampa?...

-Tienes que completar el robo como mucho en 3 dias, después de ese tiempo Whyver se irá de aquí en dirección a las tierras de los varu y perdería toda oportunidad de recuperar el anillo...

-Bueno... Dije mientras apuraba mi bebida. Como dijo un sabio una vez "Si hay que robar se roba y hazlo tu antes de que los beneficios se los lleve otro", nos vemos aquí en tres dias, a esta hora en esta esquina de la posada.

Me levanté, mientras de reojo vi como su cara se aliviaba, salí de la posada y seguí las instrucciones de la feerica, para llegar a la casa del tal Whyver, pasé ese dia y el siguiente estudiando la actividad de la casa, tenian varios guardas contratados, hacian dos cambios de guardia al dia y los habitantes de la casa eran el tal Whyver y su familia, mujer, hija e hijo, observé hasta estar casi seguro de que sabia como serian las cosas, o eso creí...

---------La mañana de ese mismo dia--------

Eran las 6 a.m, el momento del cambio de guardia, los soldados contratados se fueron como era de esperar y la nueva guardia tardaria unos 5 o 7 min en llegar, corrí como un loco hasta la parte trasera y me colé por el hueco de la ventana de la cocina, la cual permanecía abierta como cada noche, una vez dentro, lo mas sigilosamente posible subí al piso de arriba, donde se hallaban las habitaciones, abrí todas las puertas lo más discretamente que pude buscando la habitación exacta de Whyver, cuando la encontré, entré con cuidado haciendo el menor ruido posible, sobre su mesa de noche hallé el anillo tal y como lo habia descrito la feerica, lo tomé y lo guardé en uno de los bolsillos ocultos de mi gabardina, me disponia a salir al pasillo cuando de golpe apareció un guardia, el cual me golpeó antes de que pudiera reaccionar en la cabeza y me dejó semi inconsciente, me arrastraron al sótano y me despojaron de mi ropa, colgándome en la pared y torturando para que confesara que habia hecho idiota de mi bromeaba que habia entrado con intención de profanar a la joven hija del jefe, eso no les gustó...


--------------Presente-----------------

Oigo como alguien se acerca, bajando del sótano, es el tal Wyvern y para mi agrado viene solo, bajo mi cabeza y me hago el débil, gimoteando algunas palabras por lo bajo, se acerca a mi y me inspecciona de cerca, por primera vez tengo la oportunidad de verlo de cerca: Un hombre calvo, rechoncho y con una edad que podria rozar sin problema los 50, confiado, me libera de mis cadenas y me dejo caer al suelo, haciéndome el débil, se da la vuelta, y comienza a rebuscar en un armario que contenia varios instrumentos para provocar dolor físico que ya conocia muy bien, sin que se diera cuenta, me levanté y tras situarme tras él le golpeo con las dos manos formando un puño en la cabeza, dejándolo grogi.

Me visto y compruebo que todo esté en su sitio, incluido el anillo, tras salir de la casa, milagrosamente sin que me viera ningún guarda, corro en dirección a la posada donde me espera la feerica, me acerco y me siento, busco en mis bolsillos hasta encontrar el anillo y lo lanzo sobre la mesa


-Aquí tienes el anillo, es hora de cobrar ¿no?

-Si, muchísimas gracias, ese anillo era de mi familia desde hace generaciones, muchísimas gracias eh...

-Lo siento, en mi oficio no se trabaja con nombres, lo entenderás...

-Porsupuesto ladrón rojo, aquí está tu pago, una vez más muchísimas gracias...

La feerica me pasa una bolsa de oro, la cual guardo rápidamente en la gabardina y salgo de la taberna en dirección a kosh.

"Ladrón rojo ¿eh?, un buen nombre profesional, Gutts, el ladrón rojo"
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.