Barro y fuego {Entrenamiento, pasado} [Colectivo]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Barro y fuego {Entrenamiento, pasado} [Colectivo]

Mensaje  naren-far el Miér Feb 27, 2013 11:43 pm

¿Que estoy haciendo yo aquí? Pensaba mientras movía torpemente mis pies entre el barro. Había probado todas las formas posibles de desplazar me en aquella ciénaga. Era la primera vez que entraba en una, y los haai no pueden atravesar los árboles. Así como que volando el barro te impide alzarte, junto con las ramas y los troncos de los frondosos árboles.

Pero, cada vez que me preguntaba que hacia en aquella ciénaga... recordaba que estaba buscando a alguien. "El feérico de fuego" lo llamaban. Un mago-ermitaño, al que nadie de los alrededores ha visto la cara. Alguien que me llevará fuera de mis miedos.

Seguí caminando hasta llegar a una gran piedra. Esa piedra llegaba a formar un pequeño cerro ella sola. Desde ella se podría ver por encima de los arboles. Así que probé: ágilmente busque huecos para subir arriba, y ya allí levité para intentar divisar alguna cabaña o lo que fuera... pero nada, solo vi mas niebla y arboles.

Bajé hasta llegar a la roca, y entendí un claro cambio.
Existía un extraño palo, que automáticamente me recordó al que usaba mi antiguo mentor de Derbhad. Pero este tenia un tono rojizo que me hizo sentir un miedo terrible por un segundo. Me recordaba tanto a aquel fuego que aterrorizó a mi raza durante siglos... y hasta la actualidad.

Con mucho cuidado, me aproximé a el báculo. Estaba incrustado en parte de aquella piedra. Cuando toque el arma... me sentí observado, extrañamente. Empecé a empujar el arma hacia arriba, hacia los lados...

Por un momento, cambie la posición de los pies y empuje hacia arriba. El bastón empezó a ceder hasta que pude sostenerlo en mis manos. Era enormemente ligero, resistente y manejable. Solo había un problema. Sentí el calor de Awinor por un momento, si se podía decir así. No pude evitar gritar unos segundos antes de acostumbrarme al calor.

Me giré y observe lo que ocurría a mi alrededor. -Me está poniendo a prueba... -lo dije en voz baja, casi susurrando. No era a nadie, ni era una pregunta. Iba a llegar al final del asunto.
avatar
naren-far
Nigromante
Nigromante

Mensajes : 487
Puntos : 130
Fecha de inscripción : 19/10/2012
Localización : Mi casa.

Datos
Su personaje es: mestizo, mago de 1º lvl
Trabaja de: Sacerdote
Pertenece a: Es neutral

Volver arriba Ir abajo

Re: Barro y fuego {Entrenamiento, pasado} [Colectivo]

Mensaje  Sharei el Sáb Mar 02, 2013 1:01 pm

-De roca en roca... de rama a rama... El suelo no debe ser tocado. De roca en roca... de rama a rama... El suelo no debe ser tocado. De roca en roca... de rama a rama... El suelo no debe ser tocado...

La sucesión de accidentes geográficos identificables se había terminado hacia rato. Una interminable extensión de barro, rocas y arboles retorcidos era todo lo que abarcaba mi vista. Por ahora el entrenamiento se veía fácil: Regresar al bosque sin ayuda de las alas.

Mi madre me había dejado en la costa de sur de Drackwen, cerca de la ciudad costera de Sarel. Nada más decirme mi objetivo, se marchó. Perdido en un lugar desconocido, lo primero que pensé fue en irme a la ciudad y buscar ayuda, pero eso hubiera decepcionado a mi madre. Además yo también deseaba aprender y ser más fuerte. Por eso me encaminé al norte y eché a correr.

El tiempo que llevaba en marcha era difuso. Desde muy pequeño, mi cuerpo había sido entrenado para convertirse en una maquina incansable y ahora, a mis catorce años, el ritmo que llevaba hasta ahora solo me provocaba un ligero dolor sordo en la base de la cabeza. Mi vestimenta era sencilla, la típica de entrenamiento a centinela, con guardabrazos y espinilleras incluidas; pero iba descalzo, como cualquier feérico. En la parte baja de la espalda portaba mis dagas feéricas, las mismas, que me había regalado mi madre unas horas antes de partir.

-De roca en roca... de rama a rama... El suelo no debe ser tocado. De roca en roca... de rama a rama... El suelo no debe ser tocado. De roca en roca... de rama a rama... El suelo no debe ser tocado...

Un ruido me hizo salir de mi ensimismamiento. De la nada, más concretamente del barro, salió una mole de escamas que me golpeó en el pecho con un garra y me hizo sangrar. Por suerte, la sorpresa duró poco y mi educación se sobrepuso al temor. Con el impulso provocado por ella, me desplacé hacia detrás y caí sobre una roca a cuatro patas. Seguidamente me subí a una rama de un salto y desde allí observé a la cosa. Todo esto sucedió en unos poco segundos, pero estaba demasiado sorprendido y alterado como para percatarme del tiempo transcurrido. Mis pulsaciones estaban aceleradas y mis sentidos disparados.

Era una espécie de reptil, largo y ancho, de unos tres metros y de mandíbulas relativamente pequeñas. Lo mas destacable del monstruo eran sus enormes garras de 3 dedos y su rostro era un mezcla de lo en la Tierra consideraríamos cocodrilo y tortuga. Del brazo de la derecha goteaba sangre fresca y la mirada que trasmitía era simplemente animal, sin el mínimo deje de raciocinio en ella. Me había atacado por hambre o por que había entrado en su territorio y ahora era demasiado tarde para escapar. Los arboles demás arboles estaban demasiado lejos como para llegar de un salto y las ramas superiores eran demasiado frágiles como para soportar mi peso. Debía luchar para salir.

-La espera no es una opción -pensé para mi.

La herida que tenia en el torso era profunda, pero por suerte no afectaba a la movilidad. Si esperaba demasiado, los receptores del dolor que ahora estaba bloqueados por la adrenalina o tardarían en afectarme y luego sería imposible salir vivo de la situación. Con decisión observé detenidamente a la bestia. Su atención se había desplazado y ahora acariciaba con su lengua viperina la garra manchada de sangre.

Aprovechando esa distracción salté hacia la criatura con las dagas en alto y las clavé en su espalda. Se removió con fuerza y aulló de dolor. Con los tímpanos casi sangrantes entoné una canción aún colgado de las dagas mientras el ser se revolvía y me intentaba lanzar por los aires. El hechizo feérico encontró su fin y las dagas se convirtieron en unas espadas, clavándose más profundamente en la carne y llegando a los órganos. Pero la batalla no había terminado. Nada más terminar el cantó otro le precedió y las espadas se convirtieron en espadas fae profundizando en la carne de manera horizontal, asegurando más mi posición en su espalda.

La balanza parecía estar de mi parte, pero las tornas no tardaron en cambiar y salí despedido. Aterrizando con un chapoteo en el fango intenté levantarme, pero el monstruo me dio un coletazo y perdiendo con ello el equilibrio y la concentración. Desarmado, herido y desconcertado solo pensé en una cosa. La magia.

Un torrente de poder sacudió mi cuerpo y rápidamente las plantas rodearon mi cuerpo. Con fuerza me estrujaron y mi cuerpo cambió fusionandome con ellas. Me había convertido en un spriggan, el estado más próximo a las plantas máxima con las plantas. Con un salto me levanté y lancé contra la bestia, que se retorcía de dolor por las armas clavadas en el interior de su cuerpo. Grandes chorros de sangre salieron de ella, mientras yo, con el poder de las plantas la destruía.

Una vez estuvo muerta, la forma de spriggan me abandonó y caí sobre el cadáver. Acosado por las heridas perdí el conocimiento.

{...}

Me desperté mucho más tarde, embarrado hasta la cintura y apoyado en la piel escamosa del ser que había matado. Con dificultad me levanté y no pude reprimir un grito cuando las costras de las heridas del torso se rompieron. Un hilo de sangre bajó hasta el barro y se quedó, como una mancha de aceite en el mar. Me sentía pesado y la cabeza no dejaba de darme vueltas. Poco a poco me encaramé al cadáver y me desplacé hasta el lugar donde estaban clavadas mis armas. Con voz discordante la convertí en dagas, las limpié y las coloqué otra vez en su lugar, la parte baja de la espalda. Después me recosté encima del cadáver y recuperé fuerzas.

Cuando me sentí recuperado minimamente, me curé la heridas con un cataplasma y coloqué unas sencillas vendas rodeando en torso. La camisa de cuero estaba marcada por tres surcos sanguinolentos. Solo entonces, reprendí mi caminar hacia el norte, pero con más cuidado y los sentidos alerta. La próxima vez a lo mejor no tendría tanta suerte...

{...}

Una enorme roca apareció entre toda la monotonía del barro y arboles raquíticos. Era realmente grande, casi del tamaño de un peñasco. La carrera esta el lugar había sido accidentada. Varias veces me había encontrado con reptiles parecidos, pero estando alerta, los había esquivado con sigilo y maestría. Cansado y me medio adormilado, la aparición de la roca parecía una bendición. Por mala suerte o por fortuna delante de la roca estaba una persona. Oculto en la rama observé, cada vez más cansado. Las costras se habían vuelto a abrir y los hilos de sangre corrían por mi torso.

De golpe, un movimiento sacudió el agua y de ella salió otro reptil. Este era él mayor con diferencia y sus ojos no mostraban la furia animal, sino el frío color de la razón. La adrenalina se disparó y casi sin pensarlo empecé a correr a una velocidad insospechada. Automaticamente mi cuerpo adoptó forma de spriggan y me lancé en pos del individuo, tratando de protegerlo. Sendas ramas bloquearon el ataque inicial de la criatura y la empujaron hacia atrás con fuerza. En lugar de atacar, se detuvo y nos empezó a vigilar con atención. Era condenadamente lista, pero yo lo era más. Desde detrás de ella hice crecer una raíz que le azotó en la parte posterior provocando la distracción adecuada para atacar.



Forma spriggan:





avatar
Sharei
Nigromante
Nigromante

Mensajes : 496
Puntos : 515
Fecha de inscripción : 14/06/2012
Edad : 21
Localización : Luchando para terminar lo que un día empecé

Datos
Su personaje es: Sharei, El Incierto Original e híbrido de Lince, renegado de todos los dioses, Señor de Umadhun, Líder de las Sombra Nocturnas
Trabaja de: Herrero en Hoja de la Tormenta, Nominador de Eco
Pertenece a: Renegados, Sombras Nocturnas, Arcanistas

Volver arriba Ir abajo

Re: Barro y fuego {Entrenamiento, pasado} [Colectivo]

Mensaje  naren-far el Dom Mar 03, 2013 2:38 pm

Me quedé acostumbrado a esa sensación de calor que aportaba esa herramienta mágica... o esa arma. Me giré y vi algo entre la espesura.
Un reptil enorme, con unos ojos que no dejaban ver la extraña rabia de un animal que quiere sobrevivir. Era un ser calculador, y se podía contemplar como media sus movimientos al milímetro. Intentó lanzarse hacia mí y automáticamente me prepare para escapar. Un feérico aparece de la nada y me salva de la principal arremetida.

Aquella bestia requería mi atención, y como vi razonar con un ser así no funcionaría para nada. Él hizo crecer una raíz que azotó al animal en lla cola.
Este se giró intentando evitar el golpe que intentó propinarle la pequeña planta. El feérico consiguió su objetivo, que no consiguió causar mucho daño en la gruesa y escamosa piel del cocodrilo. Pero aquello consiguió distraerlo suficiente tiempo.

Extendí mi báculo, que ya sentía como parte de mi propio brazo. Pegué un gran salto y extendí mis alas todo lo que pude. Con eso planeé hasta estar encima del ser. Entonces me coloqué lo más fijo posible ahí. A través de mi báculo surgen pequeños rayos de fuego. Los lanzo todos hasta la víctima hasta perder la cuenta. La zona cercana al mismo ser se llena de humo, y me costaría ver a través de él. Por eso pienso al instante en lanzar otro ataque más tarde.

Después aterrizo de pie en una rama e intento asegurarme de los daños que sufre aquel animal. Quedó aturdido, tendido en aquel suelo. Me agarro a el tronco del árbol jadeante, abro mis manos para recuperar fuerzas y en ellas aparecen dos brillantes cuchillas con el tono del fuego.

Con otro salto, me agarro al tronco con una cuchilla y dejo que este me mantenga para poder bajar y caer al suelo con un pequeño desgarre en el tronco que deja parte de la corteza ardiente al tacto.

Hecho esto, caigo al suelo al lado de dicho tronco. Me preparo para convertir mi energía en una espectacular llamarada, pero recibo una potente embestida por parte del animal.

Salgo despedido hacia atrás, hasta estamparme con un árbol. La ira repentina hizo que no usara sus garras o colmillos y se dedicara a intentar crear mi agonía.

Caigo boca abajo en el suelo embarrado, donde rápidamente me levanto. Conservo en una mano la cuchilla milagrosamente. Alzo mis manos mientras veo que el cocodrilo comienza a caminar de nuevo hacia mí, esta vez teniendo en cuenta sus letales armas.

Con mis manos en alza, planteo en voz baja el pequeño conjuro, aumentando progresivamente la voz. El primero que aprendí: La llamarada. Recuerdo y recito cada palabra en el idioma arcano, sabiendo que al hablar alertaría mas al reptil aunque era la única opción... para usar magia sin hechizos hacia falta una gran practica.

Las palmas de mis manos se calientan, y las bajo hasta estar perpendiculares al suelo... y apuntando al animal, que aumenta más y más de velocidad. En un instante, él me arrollaría y sería muy difícil sobrevivir.

Permito que toda aquella energía salga de mis propias manos, y sin darme cuenta agarro el báculo con las dos manos y la fuerza sale de su extremo mucho mas poderoso y con un una nueva aura.

El olor a quemado llega a mí, y jadeante me tambaleo antes dedejarme caer al tronco del arbol de antes. Apenas levanto la cabeza para asegurarme del cuerpo inerte de aquel animal yacente en aquel suelo.

Comienzo mirando al suelo apoyando la espalda en el árbol y únicamente consigo decir, mirando donde antes vi aquella extraña figura evitando el primer arroyo del animal.
- ... Me llamo Naren...
Se crea una sonrisa tras decir aquello mientras comienzo a recuperar fuerzas. Me levanto aplicando fuerzas en el arma en posición vertical, absorbiendo fuerzas me preparo para continuar la extraña prueba.

[...]

"¿En serio me esta poniendo a prueba?"
Continué caminando por aquella maldita ciénaga con la monotonía de barro, arboles retorcidos podridos y muertos junto con los caminos que te tienes que imaginar para no caer en ningún charco profundo que te haga perder aún más la movilidad.

Por fin, en aquel espantoso lugar apareció un claro en el que por fin podría usar mis pocas habilidades aéreas. Flotando poco a poco, contemplo el lugar hasta agarrarme a una rama con las dos manos, dejando mi cuerpo colgando.

Ejerzo presión confiando en que la rama aguante mi peso. Consigo erguirme y ponerme de pie sobre ella. Me giro para ver el paisaje entonces, a una altura notablemente superior a la de aquella roca, que ya ha quedado atrás.

Pero se advierte algo inusual en el tronco del árbol, un pequeño movimiento. Camino un par de pasos con sumo cuidado a través de aquella rama para poder distinguir una enorme serpiente de colores camuflables en aquel espantoso lugar.

Con un fuerte siseo un un golpe sordo el reptil comenzó a ascender con su parte delantera hasta llegar hasta casi mi altura, aún dejando mucha estabilidad con su parte trasera.

Nuestras miradas se cruzan un instante, con aquellos ojos fríos... y en mis manos vuelven a aparecer unas cuchillas mágicas.

La serpiente podía ser del grosor de mi brazo, y sus músculos en tensión eran muy resistentes. Su mirada contiene un brillo diferente el instante antes de lanzarse hacia mí con gran furia, con sus fauces abiertas del todo y con una pasmosa puntería hacia mi cuello.

Con reflejos extraídos de la nada, la cuchilla llegó al interior de la serpiente que se desplomó segundos después. Pero la fuerza de su golpe llegó a alcanzarme fuera del problema de sus colmillos.

De aquel golpe seco, termine desequilibrado y tropezando con la fina rama. El suelo subió al instante buscando mi encuentro y sin darme cuenta de nuevo acabé tumbado boca arriba en el nefasto barro con los restos del animal yaciendo a unos pasos de mí.
avatar
naren-far
Nigromante
Nigromante

Mensajes : 487
Puntos : 130
Fecha de inscripción : 19/10/2012
Localización : Mi casa.

Datos
Su personaje es: mestizo, mago de 1º lvl
Trabaja de: Sacerdote
Pertenece a: Es neutral

Volver arriba Ir abajo

Re: Barro y fuego {Entrenamiento, pasado} [Colectivo]

Mensaje  Invitado el Dom Mar 17, 2013 5:18 pm

-¡Mierda!

Algo me golpeó desde el aire cuando estaba en mi forma shek y salí volando directo al suelo, justo cuando quedaban unos pocos metros volví a mi forma humana y pronuncié un hechizo etereo que hizo que mi aterrizaje al menos no me matara. Aún asi no me paró lo suficiente y caí muy fuerte, tan fuerte que cuando quise levantarme me ardían las costillas y seguramente me habria roto alguna.
Respiré hondo tratando de hacer llegar aire a los pulmones y entonces me levanté a duras penas. Aquello que me habia golpeado habia emitido un grito un tanto escalofriante. Y fuera lo que fuera, venia directo hacia mi.
Corrí en dirección contraria sin parar, sentía a aquella criatura muy cerca de mi, demasiado para mi gusto.

De pronto escuché algo, era el siseo de una serpiente u otra criatura, pero también ruidos de dos personas. Me dirigí en esa dirección y justo cuando llegué la presencia de la criatura que me estaba persiguiendo desapareció.
Saqué mi arma y miré al muchacho el cual estaba en una piedra junto a una serpiente. Después observé que habia otra criatura, o persona. Era algo raro, como una planta humana. Finalmente desvié la mirada al cielo.


-Oye muchacho, siento interrumpir tu descanso, pero deberias levantarte y prepararte. Se acerca algo mucho peor que esa serpiente. Y tu, hombre-planta... Deberias preparate tambien.

Entonces otra vez ese grito escalofriante, luego se escuchó un batir de alas muy cerca. Cerré los ojos y me concentré para localizar a aquella criatura, entonces lo escuché, escuché aquel batir de alas en un lugar a mi mano derecha. Salté justo en el momento en el que aquella criatura pasó para atacarme y la hice un corte en lo que parecia ser el ala. Pero no era suficiente, pues lo unico que conseguí fue un grito mas fuerte y enfurecer a aquella criatura. La cual se elevó al cielo y desapareció de nuevo.

Off: La criatura es esta http://beykex.files.wordpress.com/2010/01/leonopteryx_wip_only_by_kamashei.png
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Barro y fuego {Entrenamiento, pasado} [Colectivo]

Mensaje  Sharei el Dom Mar 31, 2013 5:39 pm

Los minutos siguientes fueron como una película. Los acontecimiento se sucedían uno detrás de otro sin provocar ninguna reacción en mi. En forma de spriggan todo sucedía muy despacio, como en cámara lenta y las expresiones faciales se resaltaba una y otra vez. Varias señales de alarma me asaltaron, pero mi cuerpo no respondía. Parecía que había echado raíces. Literalmente.

Sin que yo me diera cuenta, las raíces y ramas que salían de mi cuerpo se había aferrado al suelo, dejándome inmóvil y atrapado. A pesar de eso, la comunión con las plantas se había acentuado y podía sentir todas y cada una de la ciénaga.

Al fin, me convertí en un árbol más de la zona. Y mi espíritu feérico, pasó de planta en planta hasta llegar a casa.


Off: Termino el entrenamiento.





avatar
Sharei
Nigromante
Nigromante

Mensajes : 496
Puntos : 515
Fecha de inscripción : 14/06/2012
Edad : 21
Localización : Luchando para terminar lo que un día empecé

Datos
Su personaje es: Sharei, El Incierto Original e híbrido de Lince, renegado de todos los dioses, Señor de Umadhun, Líder de las Sombra Nocturnas
Trabaja de: Herrero en Hoja de la Tormenta, Nominador de Eco
Pertenece a: Renegados, Sombras Nocturnas, Arcanistas

Volver arriba Ir abajo

Re: Barro y fuego {Entrenamiento, pasado} [Colectivo]

Mensaje  naren-far el Miér Abr 03, 2013 10:38 pm

Seguí medio inconsciente en el suelo durante... mucho tiempo. Perdí la noción del tiempo mientras me recuperaba de aquella caída, tanta lucha... definitivamente no estaba preparado para esto. Pero si "él" me está observando tengo que demostrar toda mi valía. Se oyó un escalofriante grito a lo lejos, estuvo corriendo hasta que desenvainó su arma refiriéndose a una enorme bestia alada.

-Oye muchacho, siento interrumpir tu descanso, pero deberias levantarte y prepararte. Se acerca algo mucho peor que esa serpiente. Y tu, hombre-planta... Deberias preparate tambien.
-¿ahora voy a luchar con esta cosa? Que así sea.

"El hombre planta" debe ser aquella extraña persona, que pese a ser un feérico extraño y lleno de poder se resignó a permanecer arraigado e irse dejando un árbol cualquiera como prueba.

Me preparo y dejo de acumular fuerzas. Agarro el báculo y se ilumina con el color del fuego.
Con la palma de la mano izquierda lanzo una llama a poca distancia, que flota justo encima del final de mi arma.
Las fuerzas del arma mantienen esa llama sin apenas ayuda, con cuidado de no hacer un movimiento brusco sigo acumulando fuerza con una poderosa aura visible alrededor mía, con el color del fuego también. Así, rodeado por ese ambiente me alzo levitando un par de pasos verticalmente. Condenso dos largas hojas a modo de espadas y se sostienen perpendiculares al suelo sobre las palmas de las manos. Entonces las lanzo las dos a la silueta del extraño animal en la altura.

Entonces vuelvo a caer al suelo usando el báculo para apoyarme, de alguna forma ya no me causaba ninguna quemadura ni molestia portarlo, notaba el crepitar del fuego en mis oídos...

Entonces, atento a lo que ocurre con aquella persona y el animal recupero poder de inmediato y pienso en cómo ayudar en estas circunstancias.

Independientemente, escalo rápidamente y me subo a un árbol para evitar ataques. Yo tenía el legado del fuego, de los otros señores de Awinor. Y mis ojos se abrieron con la expresión de un loco.

Off: Eso no es el bicho ese de Avatar? XD
Off2: Creo que lo mejor será que para tus post controle yo al bicho y para los mios tu, no? Así seria mas difícil (?)
avatar
naren-far
Nigromante
Nigromante

Mensajes : 487
Puntos : 130
Fecha de inscripción : 19/10/2012
Localización : Mi casa.

Datos
Su personaje es: mestizo, mago de 1º lvl
Trabaja de: Sacerdote
Pertenece a: Es neutral

Volver arriba Ir abajo

Re: Barro y fuego {Entrenamiento, pasado} [Colectivo]

Mensaje  Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.