De nuevo en tierra firme (RC)

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

De nuevo en tierra firme (RC)

Mensaje  Invitado el Lun Mar 12, 2012 8:27 pm

Había cargado con el dormido Kronos desde la costa y estaba exhausta. Había entrado la noche cuando "cabalgábamos" a lomos de los lamus, y tuve que dormir a Kronos (O mejor dicho, a la maldita sombra que tantos problemas nos estaba dando) y sujetar el inconsciente cuerpecillo al lomo del animal. Eran hechizos sencillos, pero después de dos noches sin apenas pegar ojo y durante un largo trayecto entre mar abierto y la costa, acabé por exprimir al máximo mis energías. Cuando llegamos a la playa, no tenía fuerzas para llevar a Kronos levitando, y tuve que descansar unos largos minutos en plena orilla.

Una vez sentí que mi cuerpo recuperaba vitalidad bajo un par de conjuros y círculos revitalizantes, cogí a mis espaldas al silfo y me adentré en el continente, buscando un lugar más recogido para pasar lo que quedaba de noche.

No encontré dicho lugar. Cuando sentí que me iba a quedar dormida mientras caminaba, deposité a mi amigo en el suelo y lo coloqué como pude en posición fetal. Después planté su semilla de Erwonr a su lado y me tumbé muy cerca de él para que la cúpula nos cubriera a ambos.

No aguanté despierta ni el tiempo que tardó la cúpula de hojas en crecer y llegar al suelo.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: De nuevo en tierra firme (RC)

Mensaje  Yandrak el Mar Mar 13, 2012 10:25 pm

Kronos se despertó sobresaltado cuando algo se apoyó de golpe sobre su pecho. Abrió los ojos al instante, y lo primero que vio le hizo pegar tal brinco sobre la hierba que su cabeza rebotó contra las elásticas hojas que formaban la cúpula protectora de la planta Erworn, aunque luego no supiera decir si aquella reacción había sido por el susto o por la agradable sorpresa.
- ¡PICHUUUUUUUUUUUUU! - gritó, preso ahora de la felicidad, al reconocer a su ardilla mascota en su regazo. Y poco le importaba en esos momentos el mal despertar de Ela, que trataba de dormir a su lado bajo la cúpula. Porque allí estaba Pichu, y lo había echado mucho de menos durante aquella frustrada excursión al lecho marino.
Sin reprimir su repentina alegría, ajeno por un instante a todas sus preocupaciones, abrazó al animalito con todas sus fuerzas (más de las que debiera, en realidad, ya que los ojos de la ardilla, ya grandes de por sí, alcanzaron por un momento el doble de su tamaño normal) y se puso a dar brincos por el interior de la planta, rebotando contra sus enormes hojas y riendo como hacía tiempo no lograba. Ya casi se había olvidado de aquella sensación.
- Pichu... ¿Cómo has estado? ¿Me habías echado de menos? - como respuesta la pequeña ardilla se escurrió entre sus dedos y correteó por su brazo derecho hasta el hombro, donde mordisqueó cariñosamente la oreja del silfo. Kronos no pudo reprimir una carcajada por las cosquillas, pero esta vez no se quejó. Se alegraba tanto de ver a aquel revoltoso animalito que incluso se le saltaban las lagrimas de emoción.
- ¿Donde estamos? - preguntó al rato. Era evidente que ya era de día, puesto que la luz de los soles se colaba por entre los resquicios de la planta Erworn (y además no se había metamorfoseado en una bestia ávida de sangre, lo cual era bastante tranquilizador), pero tuvo que volver a hacer decrecer la cúpula vegetal protectora convirtiéndola de nuevo en semilla para comprobar que se encontraban en una pequeña llanura. Más allá, algunos montes salpicaban el horizonte, y no muy lejos se podía distinguir una vasta extensión vegetal que muy posiblemente sería una ciénaga. No había ni rastro del mar- ¿Estamos en Gantadd?
Kronos había oído hablar de esa región. Tierra de los Ganti, una estirpe de mestizos que vivían al margen de la sociedad desde que sus antepasados fueron desterrados por la impureza de su sangre. Por supuesto, en la actualidad no se le daba demasiada importancia a ese tema. Incluso a Kronos le ilusionaba la idea de encontrarse cara a cara con algún mestizo fuera de lo común. ¿Una mezcla varu-gigante, por ejemplo? Se preguntó si el resultado sería algo parecido a una ballena, y la idea lo hizo sonreir.
Pichu sonrió también sobre su hombro, aunque sin saber por qué.



avatar
Yandrak
Oráculo de Karevan
Oráculo de Karevan

Mensajes : 650
Puntos : 539
Fecha de inscripción : 04/07/2010
Edad : 25
Localización : Nanhai

Datos
Su personaje es: Ygoron Gorzan, gigante
Trabaja de: Desempleado
Pertenece a: Es neutral

Volver arriba Ir abajo

Re: De nuevo en tierra firme (RC)

Mensaje  Invitado el Mar Mar 13, 2012 11:08 pm

Desde que había salido de casa, de mi poblado al noroeste de Awa, había viajado hacia el sur.
El viaje no había sido malo, pero la gente de fuera del bosque tenía la extraña costumbre de no hablar con los extraños, como si por ser de otra cuidad u otro pueblo no se pudiera hablar, a mi me encantaba hablar y cuanto más desconocido fuera mi compañero de diálogo, más excitante era la conversación... aunque pensándolo bien, a mi me gustaba lo mismo hablar con conocidos que extraños... vamos que me gusta hablar y punto, y durante este maldito viaje por paisajes magníficos y lugares de ensueño solo había cruzado cuatro secas palabras con los pocos transeúntes que caminaban por las rutas paralelas a la extraña cordillera cambiante. Hasta había decidido parar tres o cuatro veces al día para hablarle a alguna planta y contarle mis andanzas...

Así iba pensando yo en mis cosas, cuando caí en la cuenta de que llevaba horas viendo un paisaje peculiar. Había cambiado de rumbo hacia el oeste cuando me acerqué a Thask-Ban, lo que menos me apetecía era encontrarme con algún trago inmundo, y había caminado casi como un autómata, sin percatarme del cambio de ecosistema... ahora, mirando el mapa que me habían facilitado los exploradores de mi poblado, comprobé que debía estar en Gantadd, y por lo visto, bastante al sur, ya que había dejado atrás hace un par de jornadas la única ciudad que había divisado en mucho tiempo. "Debía de ser Gant".

Me proponía llegar al Oráculo, a visitar a una prima que estaba viviendo allí como novicia de Wina, pero algo llamó mi atención cuando alcé mi vista del mapa. Allí, a lo lejos en la llanura, había un par de figuras, muy difusas como para distinguirlas. Puede que fueran Ganti, que no siempre son amables con los visitantes, o peor aún, asaltantes de caminos... no se, o puede que fueran viajeros como yo con dos orejas dispuestas a escuchar la infinidad de tonterías que se me agolpaban en la cabeza a cada minuto...

Siguiendo el instinto de.... mentira. Desoyendo mi instinto, comencé a acercarme a los desconocidos, y cuando estaba relativamente cerca vi que uno de ellos estaba durmiendo... ¡Y que era azul!

Me seguí acercando, saludando con la mano al otro compañero, que ahora reconocí como un joven silfo, y vi que estaba divisando el entorno con un pequeño animal en el hombro.

-¡¡Holaa!! -grité cuando estaba ya a pocos metros del silfo - ¡¡Hola!! -Las ganas de hablar con alguien me mataban, no me podía creer que estuviera tan cerca de conocer a alguien, posiblemente viajero como yo, con quien compartir mi camino... aunque tal vez estaba vendiendo el caparazón del Swanit antes de "cazalo", como decía mi abuela... puede que esos desconocidos no quisieran compartir nada conmigo, o puede que fueran asaltantes al fin y al cabo... ¿Quien me decía a mi que por ser feérico no podía haberse dado a la mala vida? ... pero no, no podía ser... era a penas un niño.

De todas formas, ya era tarde para echarse atrás. Cuando llegué a su lado, vi que, en efecto, el dormilón era varu... y dormilona, por lo visto. Volví a mirar al silfo, y sonreí. Supe en el acto que era un joven amigable, por su forma de mirarme... aunque había un rastro de tristeza en sus ojos negros ¿Que le habrá pasado?

-Buenos días, hermano. ¿Que hace uno de los nuestros en esta extraña tierra? - Hablaba rápido, casi atropelladamente - Pensarás que que tipo de pregunta es esa cuando yo también estoy aquí, y también soy feérico, pero yo me dirigía hacia el oráculo, solo que me perdí y continué hacia el sur en vez de cruzar el río para llegar a la península y... - "Cállate, guapo, cállate un poco!". Carraspeé y continué, más calmado esta vez - Perdón. Me llamo Tirso, vengo viajando solo desde Awa y, bueno, en cuanto tengo la oportunidad suelo contar más de lo necesario. Te pido disculpas, fue el primer momento de emoción. - Sonreí.

El jovencito parecía divertido, pero después giré la mirada hacia la varu.... ojalá no la hubiera despertado, sería empezar con mal pie, realmente...
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: De nuevo en tierra firme (RC)

Mensaje  Invitado el Miér Mar 14, 2012 2:32 pm

Notaba el sol en la cara. Lo llevaba notando ya bastante tiempo, pero había hecho caso omiso de la claridad, del alboroto que montó Kronos, de los chillidos de Pichu... pero no pude aguantar más cuando apareció otra voz, una voz que hablaba rápido y mucho... "Por Neliam, ¿¡no se puede dormir tranquilamente!?" Noté que la ira me invadía, y luché por tranquilizarme. "Esto no es motivo de enfado, me decía a mi misma, ya es tarde y el mundo no está obligado a guardar silencio para que tu duermas... piensa en el mar... las olas... los bancos de peces..."

Por fin me calmé y abrí los ojos. Me costó unos segundos recordar donde estaba; "Gantadd"... era un paisaje entre bello y monótono... las colinas me recordaron en parte a las olas de un par picado... "Hablando de mar, debo de estar reseca". En efecto, me miré los brazos que ya empezaban a cuartearse.

Resignada, me giré por fin y vi que al lado de Kronos y Pichu había otro feérico, un joven de unos 18 años, muy guapete, pero... su piel no era verde. Seguramente tendría ascendencia humana.

Me levanté atrayendo la atención de los tres, y al fin saludé; << Buenos días, Kronos >> dije en la mente de todos, y luche por sonreír... mi mal despertar era un enemigo poderoso. << ¿Quién es tu amigo? >> pregunté mirándole de arriba abajo. Iba medio desnudo, cubierto solo con un taparrabos, y eso podría haber hecho sonrojar a cualquiera, pero no a un varu. Al igual que los feéricos, nosotros también acostumbrábamos a dejar nuestros cuerpos al descubierto.

Entonces recordé todo lo ocurrido y corrí hacia Kronos, para darle un abrazo y calmarle. Aunque cuando alejé mi cabeza de la suya para mirarle, vi que parecía más calmado que yo, e incluso alegre. Por un momento, me quedé en silencio, sintiéndome ridícula, con Kronos en mis brazos y el otro feérico de pie a unos metros, ambos mirándome con una ceja levantada...

<< Ejem... entonces, ¿te ha sentado bien salir del mar, ¿eh, briboncete? >> La vergüenza dejó rápidamente paso a la alegría; ver a Kronos sin ese aspecto quejumbroso y torturado de los últimos días animaba a cualquiera.

<< Me llamo Elagauadelvalle >> "dije" mirando al nuevo << Soy amiga de Kronos desde hace ya bastante tiempo. Os oí hablar, pero estaba demasiado cansada como para levantarme, lo siento. Suelo tener mejores modales >>

Ya estaba mucho más animada y el mal humor se había esfumado. Y todo por ver un rastro de alegría en el verdusco rostro de mi joven amigo...
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: De nuevo en tierra firme (RC)

Mensaje  Yandrak el Sáb Mar 17, 2012 12:08 pm

- Tranquila Ela, no pasa nada... Y no te preocupes por mí, estoy mejor- dijo Kronos sonriente, y añadió en un susurro- Espero no haberte dado demasiados problemas esta noche, lo siento...
Con la alegría de reencontrar a Pichu no se le había pasado por la cabeza que la varu debía estar agotada. Había cargado con él desde el mar, donde Kronos recordaba que comenzó a anochecer, y además había tenido que mantener activo el hechizo del sueño para que la Sombra que habitaba en su interior no hiciera de las suyas durante el camino... Y Kronos se había portado como un crío aquella mañana, saltando y gritando por ver de nuevo a su ardilla.
Se preguntó si le merecía la pena todo aquello. Por qué aquella varu se molestaba tanto por él, aún poniendo en peligro su vida... Sí, realmente Ela era una buena amiga, no había duda.
- ¡Este es Tirso, Ela! - continuó silfo, haciendo las presentaciones- Acaba de aparecer por aquí. Me estaba diciendo que... que... - Kronos enmudeció un momento. Aquel silfo le había hablado tan atropelladamente que por poco no había entendido nada de lo que le decía. De nuevo se dirigió en susurros a Ela- ... la verdad, no lo sé. Habla muy rapido. Debe ser un Ganti, mestizo de yan o algo asi...
Sonrió al joven féerico, que los miraba inquieto, como si estuviera controlandose para no estallar de nuevo a hablar. Sí, posiblemente tuviera algo de sangre yan. O eso, o era un silfo un poco trastornado. Los féericos solían ser bastante callados por naturaleza...
- ¡Y este es mi mascota, Pichu! - señaló al animalito, que al sentirse aludido correteó de un hombro a otro saltando sobre la cabeza de Kronos- Sí, sé que debería enseñarle modales... ¡Pisotear la cara de la gente esta mal, caca, Pichu! ... ¿Y bien?- dirigiéndose de nuevo a Tirso- ¿A dónde decías que ibas...?
Por un momento se arrepintió de haber formulado esa pregunta. Tal vez podía ser un detonante para que aquella máquina habladora se pusiera de nuevo en funcionamiento, pero suponía ya era demasiado tarde.
Sin dejar que aquello lo perturbase, esperó sonriente la respuesta del simpático recién llegado.


Última edición por Yandrak el Sáb Mar 24, 2012 8:54 am, editado 1 vez



avatar
Yandrak
Oráculo de Karevan
Oráculo de Karevan

Mensajes : 650
Puntos : 539
Fecha de inscripción : 04/07/2010
Edad : 25
Localización : Nanhai

Datos
Su personaje es: Ygoron Gorzan, gigante
Trabaja de: Desempleado
Pertenece a: Es neutral

Volver arriba Ir abajo

Re: De nuevo en tierra firme (RC)

Mensaje  Invitado el Dom Mar 18, 2012 9:41 pm

Bueno, parecía que me había salvado, al menos esta vez de molestar a la azulada mujer.
Habían hablado un poco entre ellos, y en esos momentos pensé que sobraba en el pintoresco cuadro matinal. Sin embargo, rápidamente me incluyeron en la conversación, y poco después ya estaba de nuevo hablando sin parar, diciendo cosas que ya le había contado previamente a Kronos y añadiendo algunas nuevas... Quien dice algunas dice tooodos los detalles de mi solitaroo viaje desde Awa. "llevas mucho tiempo sin hblar con nadie Tirso... Y como sigas así estos amables viajeros te tomaràn por loco y volveràs a estar solo"

calmandome un tanto, les conté que el motivo de mi viaje no era nada importante... Simplemente deseaba conocer un poco más allá de Awa, y había decidido que el Oráculo era una buena opción para empezar.

No me fue posible controlar mi lengua, y volví a la carga, relatando un montón de anécdotas pasadas que tenían, o al menos eso me parecía a mi, relación con las pocas cosas que podían decir los dos alucinados compañeros, como aquella vez que mi prima segunda Fleg se levantó ante todos en el gran combite de primavera y dijo que desde ese día la debíamos llamar Gea, ya que era igual de bella que la legenderia ninfa, o cuando mi padre se cortó un muslo con una rama y en vez de acudir a las hadas curanderas se metió en la casa-arbol y lo llenò todo de sangre, hasta que mi madre le hizo limpiarlo con su taparrabos favorito...

En fin, estaba dando rienda suelta a mi desmedida berborrea, cuando vi que el gesto de los dos compañeros cambiaba de asombrados a cansados... Sobre todo el de la varu, que si había oído bien, no había tenido buena noche...
Pidiéndoles disculpas, cerré mi bocaza y aguardé a que alguno de ellos se decidiera a contarme su historia. La mujer había dicho que se conocían ya desde hace tiempo, y algo raro habría pasado dada la reacción de la varu al.despertar y correr a abrazar al pequeño silfo... Si acostumbrara a pensar antes de hablar, habría reparado mucho antes en que su historia tendría que ser muy interesante... ¿una mujer varu viajando con un silfo de poco más de diez años? Si, esa tenía que ser una buena historia, y pensaba guardarla bien en mi repertorio, para futuras reproducciones.

Off: siento la virria de post, desde el movil no puedo ponerle colores no.cursiva
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: De nuevo en tierra firme (RC)

Mensaje  Invitado el Lun Mar 19, 2012 9:21 pm

El joven comenzó a hablar... y ya no paró.

Escuché atentamente los cinco primeros minutos, pero luego no pude evitar adormilarme un poco. Había pasado una noche un tanto movidita, y no pude resistir abstraerme en determinados momentos...

Sin embargo, cuando volvía en mi, sondeaba un poco su mente, para ver si me había perdido algún dato importante o relevante. Pero no. Lo único que descubrí es que, para ser el nivel más superficial de su mente, estaba repleto de información. No fui capaz de entender casi nada, salvo un galimatía ininteligible que mezclaba palabras sobre sus familiares, su bosque, su ropa, sus amigos, animales, paisajes, anécdotas... para él, todo estaba relacionado y parecía que cada vez que decía una palabra, ésta le recordaba otras cinco historias... que no tardaba en contar, y que a su vez, le recordaban otras cinco...

"Por lo dioses, ¡yo ya me habría vuelto loca!" pensé, exasperada. En ese momento vi que me miraba y enrojecía un poco. Pude leer en su mente y ver que estaba un poco avergonzado por hablar tanto. "Tal vez a malinterpretado mi expresión"... no había puesto esa cara por que él hablara, sino por mi sorpresa ante la ingente cantidad de información con la que podía trabajar el feérico.

Pidió disculpas, un poco azorado, y nos preguntó sobre nosotros. No es que no me fiara de él; de hecho no creo posible que alguien que esté fingiendo ser amable y abierto, pueda hacerlo parecer también en su mente, pero los problemas que habíamos tenido últimamente Kronos y yo eran algo muy íntimo y grave como para contárselo al primero que pasara... y si alguien decidía desvelar el secreto, ése debía ser Kronos, no yo.

<< Somos viejos amigos; yo vivía en los Ojos de Neliam, y nos conocimos en las inmediaciones. Habíamos decidido visitar el Reino Oceánico, ya que Kronos nunca había estado allí y, conocer a un varu viajero es una oportunidad de oro que había que aprovechar. Sin embargo, tuvimos un problemilla ayer, y tuvimos que salir a la superficie antes de lo pensado. Kronos se quedó dormido en el viaje a tierra y no quise despertarle, por lo que cargué con él y dormí muy poco. De ahí mi careto de esta mañana, ya habrás supuesto que suelo lucir mucho más hermosa... >> Estaba satisfecha. No solía mentir, y no lo había hecho ahora, pero si había maquillado la verdad. Había dejado claro lo ocurrido, pero haciendo ver que no quería dar más detalles; y el chascarrillo final había sido un buen remate.

<< Ahora que ya nos conocemos mejor, en tu caso bastante en profundidad >> dije con tono divertido, para que Tirso supiera que no me había parecido mal su explosión de palabras << voy a refrescarme. Llevo toda la noche reseca >> dije mientras me levantaba. Guiñe uno de mis grandes ojos acuosos a Kronos mientras comenzaba a mover mis manos en un extraño baile y pronunciaba las palabras de un hechizo. Abrí mi odre de agua y ésta se colocó alrededor de todo mu cuerpo, como había hecho anteriormente para cubrirme e hidratarme, bajo la sorprendida mirada de Tirso, que acababa de descubrir mis habilidades mágicas.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: De nuevo en tierra firme (RC)

Mensaje  Yandrak el Lun Mar 19, 2012 10:49 pm

Kronos había permanecido sentado sobre la hierba durante el prolongado monólogo de Tirso, con la pequeña ardilla recostada sobre su cabeza. Incluso había bostezado más de una vez, sobre todo cuando el silfo comenzó a enumerar la larga lista de parientes que conformaban su al parecer infinita familia. Kronos nunca hubiera imaginado que un féerico pudiera tener tantas tías-abuelas...
Dejó de prestar atención cuando llegó la parte del discurso en que relataba como le quitaba el polvo a las bayas que recogía en un cuenco para sopas, para hacer mermelada de futas del bosque que luego "accidentalmente" terminaba en la cara de su prima Koiri, lo cual hizo que Kronos rememorara su feliz infancia en Awa. Con su padre, al que no veía desde hacía... ¿cuánto tiempo había pasado? ¿Meses? ¿Años? Se preguntó si algún día volvería a verlo... Y se preguntó también si aquello sería conveniente, visto lo visto...
Y es que el problema de Kronos seguía estando ahí, en su interior, por muy despreocupado que se hubiera sentido esa mañana durante el feliz reencuentro con Pichu. Y aquel problema no solo era peligroso para él, sino también para todos los que estuvieran a su alrededor. Y eso era todo menos tranquilizador.
De nuevo su cara se fue transformando en una mueca de tristeza y preocupación, que no conseguía borrar ni siquiera acariciando a Pichu, que lo miraba con curiosidad. Ni siquiera se percató de que Tirso había terminado de hablar y era Ela la que había tomado la palabra. Kronos seguía sumido en sus pensamientos, con la mirada perdida, pensando en la Sombra, en la oscuridad de su alma, y en los pedazos de Roca Maldita que habían rescatado del fondo del mar. Un nuevo escalofrío le recorrió al pensar en ello.
Sólo cuando se hizo el silencio volvió en sí. Se dio cuenta entonces de que la varu estaba usando su magia para empapar su piel reseca y que el féerico estaba alucinando con aquel numerito de magia potagia. "Como yo al principio" pensó Kronos, suspirando "Ahora, sin embargo, nada ya podría sorpenderme... "
- Bien- fue Kronos quien rompió el silencio, poniendose en pie- ¿Nos marchamos, Ela? Tenemos un largo camino por delante y...
Lo dijo con intención de marcharse de allí cuanto antes, ya que en realidad no tenía ningún destino perfijado. Pero tampoco quería quedarse más tiempo a escuchar la palabrería sin sentido de aquel silfo medio-yan.
Su principal objetivo en aquel momento era resolver su "pequeño" problema, pero no tenía ni la más remota idea de adonde podía acudir para encontrar la solución. De nuevo pensó en los fragmentos de roca, y se preguntó si habría alguna manera (mágica, alquímica, lo que fuera) de modificarlas para cumplieran con la función que Kronos esperaba de ellas.
Ela lo estaba mirando, por lo que seguramente hubiera captado sus intenciones en el interior de su mente. Esperaba que así fuera, y que se le ocurriera alguna buena idea para continuar el camino... o para librarse de aquel fastidioso silfo, al menos...



avatar
Yandrak
Oráculo de Karevan
Oráculo de Karevan

Mensajes : 650
Puntos : 539
Fecha de inscripción : 04/07/2010
Edad : 25
Localización : Nanhai

Datos
Su personaje es: Ygoron Gorzan, gigante
Trabaja de: Desempleado
Pertenece a: Es neutral

Volver arriba Ir abajo

Re: De nuevo en tierra firme (RC)

Mensaje  Invitado el Mar Mar 20, 2012 10:48 pm

Elagua me había explicado, muy escuetamente para mi gusto, que ambos se habían conocido en el lejano Awa, ya que ella era una varu de los Ojos de Neliam. Después habían ido al Reino Oceánico, en donde algún misterioso problema les había sucedido y habían regresado al continente la noche anterior.

-Guauu. Que suerte haberos conocido tan cerca de casa! Yo llevo semanas viajando solo y es un auténtico peñazo... Como una vez que acompañé a mi abuela a Nanetten a ver a una hermana suya. Tenía muchas ganas, la pobre... como se quedó en Awa a vivir cuando se casó con mi abuelo, pues no vio mucho a su familia a lo largo de su vida... y ahora ya no le queda ningún familiar humano vivo... Sin embargo ella es muy vieja y aún parece una señora madura, pero no anciana... no se muy bien como envejecen los humano, pero cuando vi a su hermana, que era más joven que ella, parecía mucho más decrépita, la pobre. Yo creo que es porque en Awa la naturaleza nos cuida y el aire y el agua son más puros (...)

Mientras divagaba, Kronos miraba de reojo a Ela cada vez más frecuentemente. Había dicho antes de que empezara a hablar yo que tenían que proseguir su viaje, pero hombre, ¡para desayunar un poco y charlar siempre hay tiempo!

Cuando me pareció ya demasiado descarado el nerviosismo de Kronos, un temor atravesó mi mente. ¿Y si son mala gente, en medio de un misterioso y maléfico plan? Desde luego, ellos sabían muchas cosas sobre mi, pero yo sobre ellos no... la mujer había sido muy reservada, y el chico no había soltado prenda. Era raro que un niño fuera un mafioso o un bandálico, pero encontes, ¿Porqué no estaba en su casa con su familia?

-Em... Creo que... Esto... debería ir a buscar algo de comer. ¿No tenéis hambre? - dije medio tartamudeando mientras reculaba un poco bajo la suspicaz mirada de la varu y la mirada del silfo, que hacía entender que Kronos no daba crédito a lo que veía... si que tenía que ser raro visto desde fuera... hablar sobre la vejez humana y de repente retroceder con cara de susto... (Aunque muy bien de la cabeza nunca estuve) - Bueno... pues eso... Ahora vuelvo con algo de picar. - Y con una forzada sonrisa, me despedí y me giré, para salir corriendo hacia un pequeño bosquecito que se encontraba a lo lejos, al otro lado de la colina.

-----------------------------------------------------------------------------------------

"Uff, que mal rollo. Seguramente ya estarían pensando como deshacerse de mi cadáver... esa bruja varu tiene poderes mágicos, y el silfo parecía reconcomido por los remordimientos de acciones pasadas... seguramente la mujer le obligue a hacer cosas horribles.... ¡Oh no! ¿Y si lo tiene secuestrado?" Iba pensando mientras paseaba por entre los árboles, sintiendome ya a salvo de los dos misteriosos viajeros. Pero paré de repente al llegar a una conclusión "Pobrecín, a saber cuanto ha tenido que soportar el pequeño... ¡Maldita bruja! Se que no tengo muchas posibilidades contra una hechicera, pero puede que la pille desprevenida"

Decidí recoger algunas bayas y volver, siguiendo con mi farsa del desayuno.

Me temblaban las piernas cuando regresaba por la despejada colina. Había luchado varias veces, pero siempre bajo la protección de los inmensos árboles de Awa, y nunca contra un mago...

Tenía miedo, mucho. Pero no podría dejar a un niño en manos de tan perversa mujer.

"Quieto, Tirso" dijo una voz en mi cabeza. Debía de ser el sentido común, aunque no eramos muy amigos y casi nunca le hacía caso. "Te has montado una película tremenda. No sabes nada de ellos, y lo que se te ha ocurrido es todo producto de una descarriada imaginación"

Puede que tuviera razón. Deseaba que tuviera razón.

Relajándome un poco, seguí avanzando hasta ellos, que aún no eran más que diminutos puntos en la lejanía. Decidí no hacer el primer movimiento, pero estaría alerta, y al mínimo signo de peligro, dispararía a la varu una de mis semillas paralizadoras y me llevaría de allí al muchacho... "Si, eso es lo que haré."

Cuando llegué hasta ellos, deposité las bayas sobre un paño, para evitar que se mancharan de tierra y aguardé, con los músculos en tensión, a que alguno de ellos dijera algo. Intenté parecer natural, pero para mi, ser natural, era no cerrar el pico...
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: De nuevo en tierra firme (RC)

Mensaje  Invitado el Miér Mar 21, 2012 4:41 pm

Tirso tomó de nuevo la palabra, y una vez más, fue como un reventón en una presa. Las palabras brotaban de su boca como un torrente desbocado... y de repente, paró.

Comenzó a titubear y a alejarse de nosotros. Miré a Kronos, y el pobre estaba alucinando. "Pobre Kronos, como si no tuviera ya demasiadas cosas en la cabeza..."
Intenté leer la mente de Tirso para ver que tripa se le había roto esta vez, pero de nuevo, me fue imposible comprender nada, percibiendo un remolino incoherente de palabras e imágenes.

Cuando quise reaccionar, ya echaba a correr por la explanada, en dirección a un bosquecito que se alzaba por detrás de la colina más cercana, con el pretexto de ir en busca de comida.

<< Esto es pa' mear y no echar gota >> le dije a Kronos entre divertida y estupefacta << No entiendo que narices le pasa a este tío, pero es la oportunidad que estábamos esperando. Deberíamos comer un poco (tengo algunas algas todavía) y marcharnos antes de que vuelva. Es una jugarreta un poco sucia, pero es lo mejor para todos. No nos conviene que ese chismoso se dedique a airear tu situación por los cuatro puntos cardinales >>

Kronos recibió la noticia con alegría. Comimos un frugal desayuno y nos pusimos en marcha, en la dirección contraria a la que había ido Tirso. Con un poco de suerte, tardaría un buen rato en recolectar comida suficiente para los tres.

Pero no hubo suerte. Al cabo de unos minutos, a lo lejos apareció una pequeña silueta recortada por el sol de media mañana.

<< Nos está siguiendo, Kronos. Ya no podremos darle esquinazo, y tampoco me sentía bien abandonándole de esta manera. Esperemos a que nos alcance y le disuadiremos con alguna excusa >>


Nos sentamos sin decir nada sobre nuestro extraño cambio de lugar... pero él tampoco mencionó el tema... A decir verdad, no mencionó nada, y eso era muy extraño en él, por lo que habíamos visto.

Me adentré en su mente, pero de nuevo, un sinfín de sinsentidos, alternando entre asesinos a sueldo, secuestros, tráfico de niños... "Este chico necesita ayuda profesional..."

Resignada, comencé a picotear las bayas que había colocado sobre un paño, soportando el tenso silencio incómodo que se había creado. Parecía que nuestro intento de fuga le había sentado realmente mal...

<< Esto, verás Tirso. No creo que sea buena idea que viajemos juntos. No es que tengamos nada en tu contra, pero ahora mismo estamos en mitad de una "misión" que nos ha encomendado el consejo de varus de los Ojos de Neliam, y no verían con buenos ojos que impliquemos a alguien más >>

Era una excusa estúpida, pero el joven parecía confiado y fantasioso; esperaba que se lo creyera.

Pero para mi sorpresa no lo hizo, y antes de que pudiéramos reaccionar, me arrojó una pequeña semilla que al impactar con el suelo a mi lado, se rompió a la mitad, liberando unas esporas que inundaron el aire a mi alrededor. En menos de cinco segundos mis músculos perdieron su fuerza y, aunque estaba perfectamente despierta, no podría controlar mi cuerpo.

Tendida en el suelo, vi como Tirso, muy nervioso, agarraba al pequeño silfo de la muñeca y se alejaba de allí, arrastrando tras de sí a un asustado y vociferante Kronos.

Antes de que se marcharan, logré mandarle un mensaje telépatico a Kronos y otro al imprevisible joven.

<< No tengas miedo, Kronos. Te encontraré >>

<< Te mataré si le tocas >>


Y ciega de ira e impotencia, lloré sobre la hierva fresca, tendida contra mi voluntad de cara al sol naciente.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: De nuevo en tierra firme (RC)

Mensaje  Yandrak el Sáb Mar 24, 2012 9:31 am

Tirso les alcanzó antes de que pudieran alejarse más de diez metros del lugar. A Kronos se le cayó el alma a los pies cuando vio de nuevo la silueta del charlatán silfo, recortada en el horizonte. En unos segundos estaba de nuevo junto a ellos, pero (para sorpresa de Kronos) Tirso permanecía anormalmente callado. Y con una extraña expresión en su mirada.
Kronos miró a Ela, que también miraba al silfo entre cansada y confundida. No reprimió un resoplido de alivio cuando su compañera comenzó a inventarse la excusa del consejo de los varu (¿existiría realmente? se preguntó Kronos curioso) pero su alegría duró poco, visto lo visto.
Todo ocurrió muy deprisa. Por un momento Tirso parecía dispuesto a decir algo, tal vez disculparse para luego dejarlos por fin en paz y continuar si camino. Pero un segundo después ocurrió algo que ninguno de los dos esperaba. Y es que Kronos nunca hubiera imaginado que aquel silfo estaba tan ido de pinza como para atacar a Ela con una baya paralizante, para luego agarrar a Kronos y secuestrarlo sin previo aviso, llevandoselo en volandas.
- ¡Eh! ¡¿Pero que cajones estas haciendo, Tirso?! - aulló Kronos, que no salía de su asombro mientras era arrastrado por el enloquecido silfo- ¿Se te ha ido completamente la chaveta?
Tirso murmuró algo como respuesta, pero Kronos no lo comprendió por la prisa con la que hablaba y su respiración entrecortada por la repentina carrera. Intentó forcejear, liberarse para volver junto a la varu, pero aquel silfo era años mayor que él, y su fuerza era bastante superior a la de un niño de 12 años.
Pichu, por su parte, también ayudó en el rescate. El tirón con que Tirso había arrastrado a Kronos le había hecho perder el equilibrio sobre su hombro, haciéndole caer al suelo, pero la ardilla no tardó en recomponerse y comenzar a perseguir al secuestrador en una carrera que ponía en juego toda su agilidad y velocidad. Cuando por fin alcanzó a Tirso, no dudo en abalanzarse sobre su espalda, para trepar a lo alto de su cabeza y comenzar a estirarle de los pelos con sus diminutas manecillas.
Un manotazo sirvió a Tirso para deshacerse de la molesta ardilla, que quedó fuera de juego en el suelo de nuevo. Y ya no se levantó más.
- ¡¡¡Pichu!!! - gritó Kronos con todas sus fuerzas, pero Tirso no cejó en su huida con el silfo a cuestas.
Pronto se internaron en una ciénaga no muy lejos de allí, y Kronos perdió de vista a Pichu y a la paralizada varu que continuaba tendida en la hierba. Y se preguntó con tristeza si los volvería a ver alguna vez...



avatar
Yandrak
Oráculo de Karevan
Oráculo de Karevan

Mensajes : 650
Puntos : 539
Fecha de inscripción : 04/07/2010
Edad : 25
Localización : Nanhai

Datos
Su personaje es: Ygoron Gorzan, gigante
Trabaja de: Desempleado
Pertenece a: Es neutral

Volver arriba Ir abajo

Re: De nuevo en tierra firme (RC)

Mensaje  Invitado el Lun Mar 26, 2012 10:12 pm

Cargué con el vociferante Kronos un largo trecho, sumido en mis misteriosos pensamientos.

Tal vez demasiado absorto.

Cando el cansancio me obligó a detenerme, por fin escuché los quejidos, súplicas y lamentos del pequeño silfo.


"Oh, no" pensé al entender que para nada tenía miedo de la varu, si no que me imploraba A MI!! Por dejarme llevar por mis desbocados pensamientos YO me había convertido en el secuestrador. Toda mi paranoia se había vuelto contra mi, y arrepentido y con la cara desencajada por el disgusto, miré a Kronos y le pedí perdón, intentando explicarme. Pero Kronos se alejaba de mi como un niño reculando ante el peor de los monstruos.

-Kronos, lo siento de verdad. Escucha, nunca había conocido a ninguna hechicera; pensé que sería una de esas brujas malvadas secuestradoras que utilizan a los niños para sus extraños ritos. Una vez, un "mago" pasó por el bosque y antes de que consiguiéramos ahuyentarle destrozó varios árboles y se llevó consigo a uno de los nuestros... Bueno, lo importante es que lo siento, y te pido que me perdones... - suspiré varias veces sabedor de que había causado mucho dolor a las dos únicas personas que se habían mostrado realmente amables conmigo desde que comencé mi viaje, y los remordimientos me corroyeron una vez más. Cabizbajo, miré a Kronos con los ojos llorosos - No te preocupes. En cuanto descansemos unos minutos te llevaré de nuevo con Ela y seguiré mi camino. Nunca más volveréis a verme.

Kronos seguía mirándome con desconfianza y miedo; no le culpé. Cuando estuve un poco recuperado, me levanté y miré a Kronos, que contra todo pronóstico, no había intentado escapar. Farfulló algo sobre Pichu, pero no entendí lo que decía. Sin embargó, la palabra desencadenó en mi memoria la imagen de la ardillita atacándome mientras arrastraba a Kronos. Le había dado un manotazo y había caído al suelo. -No te preocupes, no le di con fuerza. Estará bien. Te pido perdón por eso también; fue la desesperación del momento lo que me llevó a actuar así.

Cuando volvimos sobre nuestros pasos por la tortuosa senda que discurría por la ciénaga, me di cuenta de lo angosto que era el camino, casi parecía un milagro que no hubiéramos caído al lodo en nuestra apresurada marcha anterior. "Por eso no habrá huido él solo".

No dije más mientras volvíamos hacia la colina. Tampoco Kronos abrió la boca, ni mostró piedad o entendimiento, pero tampoco odio. Su cara expresaba preocupación y, por que no decirlo, sorpresa. Sorpresa por lo extraño de mi comportamiento < Ahora te secuestro, ahora te devuelvo > y preocupación por su mascota y su amiga.

Cuando llegamos, Ela seguía tendida en el suelo, presa de la parálisis. Al verla, Kronos corrió hacia ella y la abrazó, acarició y besó, incorporándola con sus manitas. La mujer se comunicaba con la mente, y la parálisis no afectaba a su mente, por lo que se saludaron mutuamente, riendo y llorando a la par. Había sido apenas una hora el tiempo que había pasado, pero el ser presas de un feérico loco que ataca y secuestra tiene que ser una sensación verdaderamente desesperante.

Después, Kronos acudió al rescate de Pichu; la recogió, la acunó y le susurró hasta que el animalillo volvió en si y ambos saltaron de alegría. Volvieron al lado de la varu, que había fijado su mirada en mi. Una mirada que me heló la sangre en las venas. Lo que llegó a mi cabeza no fue una frase coherente y construida. Era un chorro de palabras, amenazas, juramentos, preguntas, ...
Todo lo que se le había pasado por la cabeza a la pobre varu durante los largos minutos que duró el "rescate" forzado al que sometí a Kronos.

Cuando se calmó un poco, me juró que o desaparecía de su vista, o "no dudaría en destruirme de mil maneras diferentes en cuanto se librara de la maldita parálisis".

Sin decir nada más, me giré y comencé a caminar lentamente, hacia la soledad de los caminos del mundo.

-------------------------------------------------------------

Cuando la pareja quedó ya muy atrás, mis pensamientos habían divagado por los extremos más extremos. Había tenido una fase se arrepentimiento, pena, dolor, tristeza... pero también rabia por haber perdido a unos potenciales compañeros de viaje, incluso amigos. Después sentí de nuevo esperanza... el camino era largo y habría más viajeros. Pensé también en que no era culpa mía; yo había actuado de buena fe, y mi objetivo era el de proteger a un pobre niño indefenso. Había sido valiente y me había enfrentado a una poderosa maga. Me sentí orgulloso por un momento de lo bien que había salido mi plan y de lo directo y arrojado que había sido en un momento tan crítico como ese. Y, de nuevo, la tristeza. La rabia y el rechazo hacia mi hiperactiva mente y mi impulsiva personalidad, que no me permitió cercionarme de si mis divagaciones eran reales o solo eso, desvaríos.

Pero no pude pensar más en el pasado ni en las posibles situaciones futuras, por que envuelto como iba en mis propios pensamientos, no me enteré de que estaba entrando de cabeza en una trampa.

Estaba en un claro, no muy grande. A mi alrededor, cuatro varus con cara de pocos amigos, enarbolaban unas extrañas espadas, que parecían hechas a partir de cuernos de algún animal acuático.

Hablaban entre ellos, por sus cruces de miradas, pero no compartieron conmigo las palabras. En sus caras, había un rastro de sorpresa y frustración.

Uno de ellos de adelantó un poco y me habló; << ¿Donde está tu compañera?¿Donde está Elaguadelvalle? >> puso un especial deje de odio al "pronunciar" el nombre.
Iba a explicarme, pero me cortó con un movimiento de su palmeada mano << No intentes engañarme; la hemos estad siguiendo y sabemos que viajas con ella y otro feérico >>

Les intenté explicar que ya no viajaba junto a ellos, pero de nuevo me callaron.

<< Espero, por tu bien, que si sean tus compañeros por que, de lo contrario no saldrás con vida de este bosque... >>
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: De nuevo en tierra firme (RC)

Mensaje  Invitado el Dom Abr 01, 2012 9:24 pm

Off: Perdon perdon perdon!! se me ha reventeao el ordenador y llevo una semana sin poder conectarme más que con el movil, y es un asco!

On:

Cuando la desesperación era ya insoportable, intenté concentrar mis poderes para librarme de la parálisis, pero al no poder moverme tardaba mucho en hacer efecto. De repente, oí unos sonidos que desentonaban con la monótona canción de la naturaleza... Eran pisadas. Lamenté no poder moverme para mirar quien se aproximaba. Temí por un momento que se tratara de bandoleros o rateros.

Para mi regocijo, era Kronos y el perturbado Tirso.

Lancé mis pensamientos como un torrente, saludando a Kronos, tranquilizándole y llamándole, amenazando e insultando a Tirso. No era lo más conveniente teniendo en cuenta que seguía estando inmóvil a merced del feérico, pero la ira era demasiado grande.

Cuando conseguí serenarme, amenacé a Tirso, instándole a marcharse de allí antes de que recuperara la movilidad... por su bien.

El chico bajó la cabeza, y sin decir nada, se marchó con paso lento y abatido. No pude evitar la tentación de leer su mente, para intentar comprender su extranísimo comportamiento.

Por una vez, en su cabeza no se arremolinaban miles de conceptos e ideas... reinaba un sentido de arrepentimiento tremendo y un par de conjeturas acerca de brujas malvadas y secuestro de niños... "Alucinante, el chaval se pensaba que YO había raptado a Kronos"

Sentí un poco de compasión, pero al intentar moverme fallidamente, recordé lo extremista que había sido el joven al dejarse llevar e incluso espolear sus extravagantes elucubraciones. Le miré marchar hacia la arboleda en la que previamente había recogido el desayuno y de nuevo, sentí lástima por el alocado feérico, que estaba a merced de su descarriada imaginación.

Cuando conseguí volver a moverme, varios minutos más tarde, Kronos me instó a marcharnos cuanto antes, no fuera que a Tirso le diera por volver

<< No creo que volvamos a verlo, Kronos >>

Le convencí para descansar un poco, hasta librarme del entumecimiento, pero cuando estábamos a punto de emprender la marcha, una columna de humo se elevó desde el bosquecillo.

<< ¿Has visto eso, Kronos? Es imposible que Tirso haya hecho una fogata, para vosotros los feéricos eso es impensable... Se que no quieres volver a verlo, pero he podido ver en su mente que no es mala persona. Puede que esté en peligro; no le tengo mucha simpatía, pero ha sido por encontrarse con nosotros por lo que ha cambiado su rumbo, y en parte me siento responsable. No perderemos mucho tiempo en cuanto recupere mi movilidad y podremos seguir nuestro camino para solucionar lo tuyo antes de que anochezca... Si no estás de acuerdo, lo entenderé, pero tengo un mal presentimiento >>

Kronos no parecía muy dispuesto, pero le pedí unos minutos para hacer un hechizo y "ver" lo que estaba pasando en el bosque.

Concentré mis poderes y lancé el hechizo que ampliaba mi percepción, permitiéndome ver mucho más lejos de lo normal.

En un pequeño claro, estaba Tirso, atado y amordazado, llorando al ver como la hoguera consumía ramas y brotes jóvenes. A su alrededor, un pequeño grupo de varus disfrutaban con su sufrimiento. En el centro, Blumo, en hombre que casi acaba con mi vida en aquella ocasión...

<< Oh, no >>
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: De nuevo en tierra firme (RC)

Mensaje  Yandrak el Dom Abr 08, 2012 11:49 pm

FDR: Bueno, perdon por haber tardado a responder tambien... He estado de vacaciones y no tuve tiempo de avisaros antes ni durante Laughing
¿Seguimooos?
--------------

Kronos no sabía ya qué pensar de aquel silfo.
Al principio le había parecido agradable, simpático incluso, aunque luego se había convertido en un bodrio, un estresante parlanchin con las pilas bien cargadas, y que no parecía callar ni debajo del agua.
Y después, lo del secuestro. Al menos había sido una falsa alarma y al percatarse de su error no había tardado en rectificar. Pero a Kronos el susto no se lo quitaba nadie. Por un momento creyó que ya no volvería a ver a Ela ni a Pichu, que aquel silfo majareta lo llevaría lejos, muy lejos, tal vez a algún recóndito bosque, para torturarlo con sus interminables monologos y sus anécdotas sin sentido...
Pero no. Volvía a estar con Ela, y eso era lo importante. Ela era su amiga, le había ayudado en momentos dificiles y lo había soportado en general, que no es decir poco. Ahora lo único que deseaba era ponerse en marcha cuanto antes con la varu y alejarse de aquel lugar... antes de que el chiflado de los bosques volviera.
- ¿¡Qué!? - saltó Kronos, sin poder creer lo que oían sus féericos oídos, cuando la varu habló retrasando de nuevo la partida- ¿En serio me estas diciendo que tenemos que ir allí... con Tirso? ¡Pero está loco! ¡Debió de caerse de algún árbol de pequeño y por eso ahora se le suicidan las neuronas! ¡Es...!
Kronos se dio cuenta entonces de que la varu no estaba escuchando. Estaba como en trance, y Kronos comprendió al instante que se trataba de algún tipo de hechizo. Tal vez lo usaba para rastrear la posición del silfo, tal vez sólamente para silenciar las protestas de Kronos. La cuestión es que lo que la varu dijo a continuación no sonó nada tranquilizador. Y la expresión de su cara tampoco mejoraba el panorama...
--------------
- ¿Y dices que conoces a ese tío? - susurró Kronos con cautela, indicando con la cabeza al varu con aspecto rudo que se encontraba en medio del claro. Kronos no conocía los detalles. Ela sólo le había contado que aquel hombre y ella eran "viejos amigos", aunque por su expresión de odio y horror entendio enseguida que tan sólo era un sarcasmo.
Y lo peor de todo es que aquel hombre había raptado a Tirso. Y lo tenía allí, a sus pies, amordazado como un rehén. Claro que a Kronos no le caía bien aquel silfo. Mucho menos después de lo que había pasado un rato antes, pero el mismo había sufrido un secuestro en sus propias carnes y no era una sensación agradable. Y por mucho que le costara ayudar al silfo (si lo salvaban era probable que la recompensa fuera otra de sus fastidiosas anécdotas, pero Kronos ya lo iba asimilando) no iba a permitir que pasara por lo mismo que él... y aún encima siendo un rapto real, esta vez...
Ahora Elaguadelvalle y él se encontraban escondidos tras unos matorrales, a una prudente distancia del claro donde esperaban la banda de los secuestradores varu. No había sido difícil localizarlos, ya que todos los animalitos del bosque parecían huir de aquel lugar, ahuyentados por las estridentes risas de los varu, o tal vez por el fuego que amenazaba con incendiar el follaje.
Pero Kronos estaba listo para el rescate. Armado con su pequeño arco de flechas Goy (una reliquia que compró hace ya tiempo ya ni sabía donde, aunque ni siquiera había practicado con él. Esperaba que eso no fuera un problema, ya que siempre había tenido buena puntería) sentía que era capaz de darle una patada en el trasero a esos malhechores. Ahora tan solo necesitaban... un plan.
- ¿Y bien, Ela? ¿Cuál es el plan?




avatar
Yandrak
Oráculo de Karevan
Oráculo de Karevan

Mensajes : 650
Puntos : 539
Fecha de inscripción : 04/07/2010
Edad : 25
Localización : Nanhai

Datos
Su personaje es: Ygoron Gorzan, gigante
Trabaja de: Desempleado
Pertenece a: Es neutral

Volver arriba Ir abajo

Re: De nuevo en tierra firme (RC)

Mensaje  Invitado el Jue Abr 12, 2012 7:56 pm

Off: no pasa nada!! si ya se ve que estamos todos algo ocupados jeje, que yo pa' mi tengo también!

On:

Estaba sufriendo lo indecible. No por los golpes, sino por el brutal espectáculo que se desarrollaba ante mi; los varus gorjeaban grotescamente, con su voz sin voz, arrancaban ramas, pisaban brotes y quemaban todo lo que caía en sus manos.

Estaba maniatado y amordazado; no podría moverme ni aunque quisiera, y la congoja no me lo permitía.

El jefe de lo varus estaba quieto, sin embargo. Parecía nervioso y expectante, y mientras miraba a alguno de los otros (seguramente lanzando mensajes telepáticos) cuando se alteraban en demasía, mantenía el cuerpo tenso, listo para entrar en acción cuando la situación lo requiriera. Y la situación estaba a punto de requerirlo, ya que a mi mente llegó la preciosa voz mental de Elagua.

"Gracias a Wina" pensé.

<< No agradezcas nada todavía, Tirso >> contestó Ela. Por o visto, podía captar mis pensamientos igual que yo podía captar los suyos... aunque puede que los demás varus también los captaran si estabab atentos...

Una mal disimulada mirada del que parecía ser el jefe me confirmó mis pensamientos; también él lo había "oído".

<< No lances ningún pensamiento más, ya veremos como nos las apañamos >> sentenció Ela.

Inspirado y lleno de nuevas esperanzas, utilicé la fuerza de Wina para dirigir lenta y silenciosamente unas cuantas raíces hacia los pies de dos de los varus, los que estaban más cerca mio, y más lejos del fuego.

Cuando Ela y Kronos, si es que había venido en mi ayuda después del lamentable episodio de día anterior, hicieran acto de presencia, haría caer a esos dos, atrapándolos entre gruesas lianas.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: De nuevo en tierra firme (RC)

Mensaje  Invitado el Sáb Abr 14, 2012 10:14 pm

Off: lo mismo digo chavales, estamos algo dispersos últimamente eh??

On:

Cuando llegamos al claro del bosque donde Tirso se encontraba atado y amordazado. Tenía relativamente a cerca al infame varu, Blumo.

Blumo... el maldito animal que me abatió a palos una tarde mientras paseaba por la orilla de uno de los Ojos de Neliam. Por poco había acabado con mi vida. Solo la intervención de unas driadas que escucharon mis mudos gritos de auxilio consiguió salvarme. Lamentablemente, las driadas no podían hacer nada en las profundidades del lago, donde Blumo huyó y difundió rápidamente sus ponzoñosas mentiras.

Cuando las hadas me atendieron y me hube recuperado de la paliza, había vuelto a casa, bastante atemorizada de encontrármelo, pero esperanzada con la idea de denunciarlo al consejo y hacerle pagar sus excesos. Sin embargo, en mi ausencia, el despreciable perro urdió una mentira tras otra, haciéndome quedar delante de la comunidad varu como una "ponzoñosa". Verter porquerías al agua es un crimen imperdonable por los varus, y si encima quien ensucia el agua es otro varu, el castigo es el destierro.
Mientras me recuperaba de mis heridas, no pude desmentir su absurda versión, y cuando regresé todo el poblado, excepto mis padres y familiares más cercanos, me repudiaron y expulsaron del lago.

Había pasado mucho tiempo, y ahora, en este claro lejano, no debía dejarme llevar por las antiguas emociones y recuerdos dolorosos. Ahora Tirso estaba en peligro, y no entendía muy bien por que. ¿Es que no me había hecho suficiente daño? ¿Que pretendía ahora el bastardo de Blumo?

<< Kronos, se que lo estás pasando muy mal y que no debería mezclarte en más problemas, pero este varu es un demonio, y no puedo dejar a Tirso en sus manos. Si todo sale bien, no tendrás que hacer mucho, pero es posible que tengas que demostrar tu puntería con ese arco >> dije mirando a Kronos con cara de preocupación.

<< Ahora, veamos >> dije en las mentes de ambos jóvenes << Utilizaré mi magia para crear un densa niebla. Vosotros como feéricos sabéis moveros por la maleza incluso en la más absoluta oscuridad; eso nos dará ventaja. Cuando cunda el caos, yo distraeré a los varu más cercanos a Tirso, incluido Blumo (y si es posible le haré pagar todas sus afrentas juntas) y Kronos aprovechará para acercarse por detrás y liberarle. No tenemos tiempo para planear nada mejor, y es posible que no funcione a la perfección; Blumo ya sabe que estoy aquí. Recemos para que no sepa que Kronos está con nosotros. Se que sabéis defenderos, pero tened cuidado >> resoplé, concentrándome << Buena suerte >>

A una orden mía, una sobrenatural nube cubrió el claro, cegando a los varu. Dejé que la ira y la sed de venganza se apoderaran de mi, y la ya familiar imagen demoníaca se formó a mi alrededor.
Así, rodeada de llamas negras que crepitaban salvajes, pero no consumían mi carne, aparecí entre dos árboles, levitando y haciendo temblar la tierra bajo mis inmóviles pies. Ninguno de estos hechizos era un ataque directo, pero los varu, al vivir mayoritariamente aislados de la superficie, no se fían mucho de la magia.

Uno de ellos salió despavorido en dirección contraria. Otro lanzó hacia mi un puñal, pero un repentino viento lo desvió de su trayectoria. Alzando mi mano hacia él, pronuncié las palabras de un hechizo y en apenas unos segundos, la tierra que pisaba se convirtió en lodo. Cuando se hubo hundido hasta el cuello, retiré el conjuro, dejándole atrapado.

En el otro lado del claro, Kronos correteaba como una sombra invisible entre la bruma; aparentemente había pasado inadvertido. "Bien hecho, pequeño" pensé.

Uno de los varus que custodiaban a Tirso avanzó hacia mi, pero sus pies se enredaron fatalíticamente con unas raíces, haciéndole caer de bruces e inmovilizándolo.

No tuve tiempo para felicitar a Tirso por su intervención antes de que una red cayera sobre mi. Blumo había permanecido inmóvil hasta el momento oportuno. En un despiste, había hecho caer la trampa sobre mí. Habían quedado tres varus fuera de combate. Otro seguía cerca de Tirso y el propio Blumo, que venía hacia mi con una lanza en ristre.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: De nuevo en tierra firme (RC)

Mensaje  Yandrak el Sáb Abr 21, 2012 12:37 am

Pronto dio comienzo el espectáculo.
Cuando Ela hizo aparecer la densa niebla que cegó al grupo de los varu, Kronos no perdió ni un segundo en deslizarse entre las sombras para ir en busca de Tirso. Y a pesar de andar a ciegas, no le resultó difícil dar un rodeo por el bosque para alcanzar el extremo opuesto del claro, donde Tirso lo esperaba maniatado.
Pichu lo ayudó a infiltrarse, guiándolo con sus gorjeos allá donde preveía que el silfo podía continuar su camino de forma segura. No muy lejos oía los quejidos y lamentos de los varu, que al parecer habían sido cogidos por sorpresa. Sin embargo, no se atrevía a guardar de nuevo su arco Goy, que agarraba firmemente con ambas manos, preparado para un posible asalto desde la niebla. Además, con él no tenía miedo de dañar la naturaleza, ya que sus flechas tenían la mágica cualidad de proteger a las plantas (una cualidad de la que no había sido testigo aún, pero que era un gran consuelo).

Poco después su pequeña ardilla comenzó a emitir alegres chillidos por delante de Kronos, prueba irrefutable de que habían alcanzado su destino. Pero Tirso se le apareció tan repentinamente entre la espesura que Kronos no pudo evitar tropezar con él, cayendo sobre el cuerpo del féerico como un saco de patatas.
- ¡Ay! - exclamó el pequeño silfo al aterrizar con su rodilla derecha sobre una dura piedra de la explanada. El calambre de dolor le recorrió la pierna y subió como un escalofrio por su espina dorsal, y Kronos apretó los labios para no chillar de nuevo.
Se odió a sí mismo por haber gritado, por haber dejado que aquella absurda caída acabara con todo el sigilo con que había penetrado en el campamento, pero ya eso daba igual. Sin perder más tiempo, Kronos se apresuró a soltar las cuerdas del silfo, sin ni siquiera dirigirle la palabra, y tan sólo cejó en su tarea cuando el secuestrado le avisó de que uno de los varus lo había visto y se dirigía hacia ellos.
- ¡Ahora verás, piel de sapo!- murmuró Kronos apuntando al varu con una de las flechas. Y acto seguido disparó.
La flecha emitió un ligero silbido y fue directamente hacia el hombro del varu... y pasó de largo. Kronos vio, decepcionado, como el varu sonreía maliciosamente. Pero, para su sorpresa, pudo distinguir entre la niebla como aquella misma flecha pro-natura rebotaba mágicamente sobre los árboles que conformaban el claro, cual bola de pinball. Hasta que por fin se fue a clavar en la pierna del susodicho varu, cuya tonta sonrisa, aún en la cara, se le borró inmediatamente para dar paso a una mueca de dolor. Y se alejó de ellos aullando a la pata coja.

Sin demora Kronos volvió a su tarea de rescatar a Tirso, que pronto estuvo libre de todas las cuerdas que lo retenían.
Y ambos féericos se alejaban ya del claro a escondidas, aprovechando la cada vez más tenue niebla y las distracciones mágicas de Ela, cuando escucharon los gritos de la varu resonando en sus cabezas.
- ¡Oh no! ¡Ela! - exclamó Kronos, y dirigió su mirada hacia el claro. Donde había estado Tirso secuestrado. Donde ahora estaba Elaguadelvalle secuestrada, atrapada bajo una red de pesca.
Y maldijo por lo bajo su precaria suerte.
Arriba, en el cielo, el segundo de los soles comenzaba ya a decaer...



avatar
Yandrak
Oráculo de Karevan
Oráculo de Karevan

Mensajes : 650
Puntos : 539
Fecha de inscripción : 04/07/2010
Edad : 25
Localización : Nanhai

Datos
Su personaje es: Ygoron Gorzan, gigante
Trabaja de: Desempleado
Pertenece a: Es neutral

Volver arriba Ir abajo

Re: De nuevo en tierra firme (RC)

Mensaje  Invitado el Mar Abr 24, 2012 10:30 pm

Por lo visto el plan de Ela y Kronos era distraer a los varu con magias mientras Kronos me rescataba. ¡Y estaba funcionando!
En apenas dos minutos, todos los varu excepto el líder habían sido reducidos o habían huido. Desde luego Ela era una buena hechicera y Kronos demostró ser sigiloso y certero, incluso yo tuve que utilizar la fuerza de Wina para atrapar a uno de los varu, pero entre los tres habíamos salido bastante bien del paso.

Sentí a Kronos detrás mio cortando mis ataduras. Una vez finalizó, salimos a la carrera hacia la espesura, pero en nuestras mentes resonó un grito de Ela. Al girarnos, vimos que yacía presa bajo una pesada red.

Sin pensarlo volvimos sobre nuestros pasos, pero sin adentrarnos en el claro.
El factor sorpresa era una de las pocas bazas que teníamos. Observamos unos instantes, viendo como el varu se acercaba satisfecho y con aires de superioridad a mi salvadora. Estaban comunicándose mentalmente a juzgar por sus miradas, ambas cargadas de profundo odio.

Para nuestra suerte, no parecía tener intención de herirla, al menos por el momento.
Era nuestra oportunidad para liberarla, antes de que fuera tarde.
Hice una señal a Kronos, que preparó su pequeño pero eficaz arco, y yo hice lo propio con mi cerbatana. Seleccioné un baya de color gris claro, que parecía casi de plata. Esta baya, al impactar en su objetivo y partirse, liberaba una sustancia tremendamente abrasiva, casi como un ácido. Solo tenía una de esas peculiares bayas, así que debía apuntar bien.

La baya silbó en el aire del silencioso claro y el agudo oído de los varu sirvió a Blumo para esquivarla en el último momento; iba dirigida a su desnuda espalda, donde habría causado estragos, pero con un ágil movimiento la desvió de un manotazo. Miró hacia nosotros con una mezcla de odio y desdén, como su fuéramos insectos, pero cuando la savia de la baya comenzó a quemar la parte de su palmeada mano contra la que había chocado, se arrodilló agarrándose la muñeca con la mano sana y soltando gorgeos agónicos. "No volveré a usar una baya de estas jamás" Pensé mientras observaba como el duro varu se retorcía y gimoteaba presa de dolores horribles. De haberle acertado en el cuerpo, seguramente le habría causado una de las muertes más dolorosas que pudiera tener una persona.

Aprovechamos para pasar a su lado y desatar los lastres de la red, liberando a Ela.

Un segundo después, los tres corríamos hacia las lindes del bosque, seguidos por una excitada ardillita que contemplaba la puesta del último sol.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: De nuevo en tierra firme (RC)

Mensaje  Invitado el Vie Mayo 04, 2012 12:50 pm

OFF: chicoos!! lo siento de veras, me han surgido unas cosillas (la mejor y más increíble; un trabajo!!) y no he podido contestar. Y estos días tampoco tendré mucho tiempo, así que rolead por mi porfa! Gracias y perdón!
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: De nuevo en tierra firme (RC)

Mensaje  Yandrak el Mar Mayo 15, 2012 12:20 am

FDR: Ay... yo también ando liado ultimamente con examenes... Sorry! A ver si le damos vidilla a este rol.... ^^

Salieron huyendo con tanta prisa que Kronos pronto se quedó sin resuello.
- Por... favor... ¿podemos parar... un poco?- jadeó. Había sido un día de locos y estaba realmente agotado. Y no sólo él. Tirso y Ela (sobre todo Ela, al haber proyectado tanta energía para realizar su magia) también trataban de recuperar el aliento.
Incluso Pichu, que pronto los alcanzó saltando de árbol en árbol, parecía bostezar de cansancio.
"Bueno, al menos los hemos despistado" se dijo.
De pronto, un sonoro gruñido puso a Kronos en alerta. Acto seguido se relajó, al comprender que se trataba de su estómago.
- Oh... Me "crujen" las tripas... - se lamentó. Para haber sido un día tan ajetreado, apenas había comido nada. Se preguntó si alguno de sus compañeros llevaría algo encima para cenar...
Cenar...
Aquella palabra resonó en su mente, que de nuevo se puso en alerta. Dirigió bruscamente su mirada hacia el cielo, y se quedó helado de terror al contemplar los últimos vestigios de luz solar que se proyectaban sobre el cielo, cada vez más oscuro.
- ¡Oh no! ¡Ela! - miró a la varu aterrado. Ela le devolvió la mirada a su vez, igualmente asustada, y aún peor, demasiado exhausta para incluso prender una chispa con su magia. Tirso los miraba a los dos perplejo, sin comprender.
Pero Kronos sí comprendió. Anochecía. Y aquello significaba que la Sombra volvería una vez más. Y con Ela fuera de juego, sin protección mágica...
"Corre" oyó a la varu en su mente.
Y sin decir una palabra dió media vuelta y corrió, alejándose de aquel lugar tan rápido como pudo, a pesar de que sus debilitadas piernas amenazaban con hacerlo caer y su corazón no soportaría mucho más el ritmo de sus aceleradas pulsaciones.
Pero debía alejarse de allí cuanto antes. Antes de que fuera demasiado tarde.

Poco después (muy poco después... demasiado pronto...), mientras corría a traves de la densa vegetación del bosque siendo azotado por ramas y hojas que parecían conspirar en su contra, una aguda punzada que recorrió toda su espina dorsal le hizo caer sobre el húmedo suelo, ahogando un grito de dolor.
Cuando alzó la mirada de nuevo, sus pupilas se habían convertido en dos pozos sin fondo de eterna oscuridad.
La Sombra había vuelto.



avatar
Yandrak
Oráculo de Karevan
Oráculo de Karevan

Mensajes : 650
Puntos : 539
Fecha de inscripción : 04/07/2010
Edad : 25
Localización : Nanhai

Datos
Su personaje es: Ygoron Gorzan, gigante
Trabaja de: Desempleado
Pertenece a: Es neutral

Volver arriba Ir abajo

Re: De nuevo en tierra firme (RC)

Mensaje  Invitado el Mar Mayo 15, 2012 8:13 pm

A la carrera. Nunca había sabido el significado exacto de esa frase, hasta este momento.

A través, del bosque, Kronos y yo podíamos ganar ventaja a cualquiera, pero Ela no, y para colmo era la más debilitada tras la batalla.

Cuando decidimos parar a descansar un poco, pensándonos a salvo, mis compañeros se miraron entre ellos con expresiones trágicas.

Sin previo aviso, Kronos echó a correr; ligero como el viento, desapareció de nuestras vistas.

- ¿Que está pasando, Ela?-
pregunté a la varu, que resoplaba, exhausta.

Ela me explicó resumidamente la situación, y cuando logré asimilar la información, en la medida de lo posible, el terror invadió mi cuerpo.

-¿Me estás diciendo que Kronos se transforma por las noches en una bestia ávida de sangre?
- casi parecía imposible... una criatura tan tranquila y bondadosa como era el pequeño silfo... convertido en un asesino - Pero, si eso es así ¿Cómo has estado viajado con él últimamente?

A esta cuestión, Ela respondió que le aplicaba sendos conjuros paralizadores o de sueño al caer la noche, pero que hoy, ahora, estaba demasiado cansada tras la batalla como para realizar hechizo alguno.

- ¿Y que vamos a hacer? No podemos quedarnos aquí... Cuando la bestia le domine sabrá donde encontrarnos.

Reflexionamos unos minutos y debatimos nuestras opciones. Cansados como estábamos, no podíamos pasarnos la noche huyendo. Decidimos atrincherarnos como pudiéramos en lo alto de un árbol.

Ayudé a la escurridiza varu a trepar, y en una rama suficientemente alta como para alcanzarla saltando, pero a menos altura que la mayoría de las ramas circundantes, para evitar que nos abordara desde otro árbol, comenzamos a preparar nuestras defensas.

Ela se rodeó de ciertas plantas y formuló simples conjuros recuperadores, que restaurarían su magia más velozmente que una simple cabezada. Con suerte, conseguiría algo de magia para cuando la criatura se presentara... si es que se presentaba.

Yo, por mi parte, descendí de nuevo al suelo y recogí unas flores que crecían a la sombra de los grandes árboles.

Mastiqué unos cuantos pétalos, llorando por el sufrimiento que le estaba causando a la planta.

Cuando estaban bien triturados, unté la pasta resultante por el tronco del árbol, a medida que iba trepando de nuevo.

Cuando el mejunje secara al viento, obtendría una ventajosa cualidad; cualquiera que lo tocara desprendería un polvillo peculiar que, al ser respirado, provocaba terribles ataques de risa.

De nuevo en la rama, sin hacer mucho ruido para no interrumpir la meditación de Ela, hice recuento de mis bayas; dos urticantes, una pegajosa y cuatro enredaderas. Esperemos no tener dar cuenta de ellas...

Y sin poder hacer mucho más que esperar, me dispuse a enfrentarme a la noche más larga de mi vida.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: De nuevo en tierra firme (RC)

Mensaje  Yandrak el Miér Mayo 16, 2012 1:56 pm

La Sombra inspiró profundamente, disfrutando de la fresca brisa nocturna que se colaba a través de los árboles. Aquella sensación era formidable. Libertad, una vez más. Hacía tanto que aquella bruja varu le ponía impedimentos para disfrutar de sus escapadas nocturnas...
- Maldita furcia acuática... Yo te daré tu merecido...- amenazó en el silencio de la noche, con su voz de ultratumba.
Pero antes debía recuperar fuerzas. Aquel maldito silfo no había comido nada en todo el día, y su propia esencia se sentía debilitada al habitar aquel cuerpo desnutrido. Necesitaría todo su potencial si quería vengarse de aquella odiosa varu...
Sin esperar un momento, agitó sus pequeñas alas de silfo (transmitiéndoles una energía que Kronos todavía no había aprendido a controlar) y se alzó volando hacia el cielo oscuro, donde volvió a inspirar profundamente, olisqueando a su próxima presa...


El varu todavía cogeaba de la pierna derecha, donde aquel fastidioso enano de los bosques le había clavado su flecha.
Caminaba sin rumbo por el bosque, completamente perdido y desorientado. En su carrera por huir del claro donde se estaba librando aquella espontánea batalla a ciegas por la repentina niebla (diablos... ¿de dónde había salido esa niebla?) se alejó demasiado de sus compañeros... y ya no supo como volver.
"Maldito crío... Juraría que había esquivado esa flecha... ¿Cómo pudo...?" de pronto silenció su voz telepática al oir un crujido cerca de él. Entre las ramas del árbol que estaba sobre su cabeza.
Dirigió su mirada hacia allí aunque no consiguió ver nada entre el follaje.
"Una maldita ardilla... Seguro..."
Se equivocó.
No tuvo tiempo de reaccionar. Lo último que vieron sus ojos fue el rostro del silfo que le había herido, sólo que esta vez su mirada irradiaba un odio y un poder propios de un dios oscuro. Y tan sólo tuvo tiempo se sentir una ligera confusión (tal vez también algo de sopresa) antes de morir entre las fauces de aquel siniestro monstruo de la noche.

Volvía a sobrevolar el cielo con elegancia, recortado sobre la luz de las tres lunas. Ahora sí que se sentía en plena forma, después de aquel reconfortante banquete. Además, descubrió que el "pescado crudo" era una delicia. Y no le importaría repetir aquella misma noche... Es más, disfrutaría de la pesca mucho más esta vez.
Sonrió diabólicamente al pensar en ello. Suponía que no iba a ser tan fácil. Probablemente la varu había recuperado parte de su magia para entonces, pero no creía que fuera suficiente. Hacía tanto tiempo que no se sentía tan vivo... Lucharía, y vencería. Sentiría un oscuro placer al ver caer a la varu. Y, ¿qué Séptimos? ¡De postre tenía un pastelito de "frutos del bosque"!
Extremó la precaución cuando se acercaba a la zona donde sabía que estaba su objetivo. Durante el día permanecía preso en el interior del silfo, pero podía fácilmente enterarse de todo lo que pasaba en el exterior. Al fin y al cabo el crío y la Sombra estaban más unidos de lo que parecía...
Aterrizo entre las ramas de un árbol, silencioso como una sombra. Y desde allí disitinguió, encaramados a otro árbol, creyendo estar ocultos (o incluso protegidos, que ironía), a aquellos dos que serían su gran cena de despedida de aquella bonita noche.
Se preguntó qué pasaría si se quedaba un rato más esperando. Verlos temblar de terror podía ser divertido. Como un juego.
Sí, y el juego estaba a punto de empezar.
avatar
Yandrak
Oráculo de Karevan
Oráculo de Karevan

Mensajes : 650
Puntos : 539
Fecha de inscripción : 04/07/2010
Edad : 25
Localización : Nanhai

Datos
Su personaje es: Ygoron Gorzan, gigante
Trabaja de: Desempleado
Pertenece a: Es neutral

Volver arriba Ir abajo

Re: De nuevo en tierra firme (RC)

Mensaje  Invitado el Miér Mayo 16, 2012 5:54 pm

Esta maldita noche no acabaría nunca...

Era la primera vez en la vida que me sentía amenazado entre los árboles, y era una sensación bastante desagradable. Supongo que era así como se sentía la abuela en las largas noches en Awa... claro, una humana en medio de la más abundante floresta, era como un pez... un varu! fuera del agua.

O como aquella vez que un yan acampó en nuestro poblado de peregrinaje al oráculo; decía que tener tantas cosas sobre la cabeza era anti natural y no pegó ojo en toda la noche temiendo que ramas, animales o el mismísimo bosque se le cayera encima...

Así, pensándolo bien, se me estaba haciendo amena la noche, dentro de lo posible. Me acabo de levantar para ver las lunas a través de un claro en el follaje y he visto que ya están bastante altas en el cielo. Si sigo pensando en mis cosas la noche acabará en poco tiempo. Lo malo es que Ela ha caído rendida al sueño y no tengo con quien hablar.... aunque es una suerte, ya que debemos estar en silencio, no sea que la bestia nos escuche.

¿Pero que pasa? No es normal que el bosque esté tan silencioso... Uuuuuh. Nunca había sentido este... "frio". ¡Oh, no! Es como lo describió Ela ¡El maldito Kronos está cerca! Noto su presencia en el bosque, que calla asustado ante la maldad del demonio este.

Tengo que alertar a Ela, pero en silencio, por si acaso aún no nos ha visto...

- Ela... - dije susurrando y zarandeando débilmente a la varu. -¡Ela! - esta totalmente K.O.

Si Kronos ataca, tendré que valerme por mi mismo hasta que Ela recupere algo de energía... espero que ese maldito círculo mágico que ha creado actúe a tiempo. No sería bueno que despertase al acabar la faena, como cuando el primo Fernei se quedó dormido mientras hacía crecer un arbusto de bayas y se convirtió en un monstruo verdoso... estuvimos comiendo pastel y zumo de bayas durante una semana...

¡Otra vez! Céntrate, Tirso, esto no es un juego. Coge la cerbatana y estate alerta... si, si, eso es. Aquí tienes un buen lugar; perspectiva, la espalda protegida y la ventaja de la altura...


Y así, con miles de cosas en la cabeza, alimentadas por la soledad y el silencio de la noche, recé a Wina para que el ser pasara de largo...
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: De nuevo en tierra firme (RC)

Mensaje  Yandrak el Vie Mayo 18, 2012 12:13 am

Sí, era divertido observarlos desde la oscuridad.
La varu estaba totalmente rendida al sueño. El silfo, en cambio, no parecía tener intención de dormirse. Demasiado asustado, seguramente. Su rostro cambiaba de expresión súbitamente a cada rato, como si estuviera manteniendo una lucha interna consigo mismo. La Sombra sonrió satisfecha, utilizando el rostro de Kronos como una máscara diabólica.
Pero era hora de pasar a la acción. No iba a dejar que el tiempo se le escapar de las manos. Primero atacaría al féerico. Podría resultar una molestia si no lo eliminaba primero (ya había sido testigo de sus conocimientos sobre plantas de defensa, y no tenía intención de sufrir sus efectos en sus propias carnes... o en las de su envoltorio idhunita, en este caso.
Cogió impulso y con un gruñido salió disparado de entre las ramas, transmitiendo a sus pequeñas alas toda la potencia de la que era capaz. Como había esperado, el silfo no tuvo tiempo de reaccionar, suponiendo que el ataque vendría a ras de suelo, y no por el aire, así que la Sombra lo embistió con toda la fuerza de la que era capaz (y no era poca), placándolo con su hombro a la altura del estómago, dejándolo sin aliento y haciéndolo volar por los aires para luego caer sobre el suelo como si de un muñeco de trapo se tratase.
No perdió tiempo en escuchar los gemidos de dolor y sorpresa del joven silfo, que ahora lo miraba con desconcierto y pavor, abrazándose su estómago magullado. Lanzó una última mirada a la varu - bien, seguía dormida, en el árbol- y se volvió entonces hacia el silfo, ahí abajo, sobre la hierba.
- Debería darte las gracias por esto... - susurró con aquella escalofriante voz que parecía emerger como un estertor- Un detalle dejarte raptar...Gracias a tu estupidez soy libre esta noche, y veré cumplida mi venganza... Ahora mirame a los ojos, Tirso. Mira la oscuridad que hay en ellos. Porque eso es lo único que vas a ver a partir de ahora... por toda la eternidad.
Y se lanzó de nuevo a por el aterrado féerico, cuyo miedo atenazaba cada uno de los nervios de su cuerpo mientras observaba impotente a su predador abalanzarse sobre él desde las alturas, con las garras por delante.


Última edición por Yandrak el Lun Mayo 21, 2012 8:23 pm, editado 1 vez



avatar
Yandrak
Oráculo de Karevan
Oráculo de Karevan

Mensajes : 650
Puntos : 539
Fecha de inscripción : 04/07/2010
Edad : 25
Localización : Nanhai

Datos
Su personaje es: Ygoron Gorzan, gigante
Trabaja de: Desempleado
Pertenece a: Es neutral

Volver arriba Ir abajo

Re: De nuevo en tierra firme (RC)

Mensaje  Invitado el Vie Mayo 18, 2012 11:08 pm

En apenas un segundo estaba en el suelo.

Todo el entrenamiento, todo el conocimiento sobre el bosque, toda la confianza en mi mismo... todo lo que era y lo que pensaba desapareció. Era imposible mantener esa mirada; una mirada oscura, unos ojos que parecían abrirse al oscuro vacío.

La sangre se me heló bajo dicha mirada, pero cuando la siniestra voz del que había sido Kronos me amenazó de muerte, una parte de mi cordura regresó a mi y pude saltar hacia atrás, arrastrándome como un gusano, perdiendo toda dignidad, movido solo por el impulso del miedo y el instinto de supervivencia.

Enfangado y magullado, logré asir la cerbatana con temblorosa mano. Una semilla, no preguntéis cual, voló hacia el silfo, que se acercaba a mi, sonriendo, disfrutando de mi temor. La esquivó casi con insultante facilidad...

Estaba ya rezando a Wina para que me permitiera alimentar jóvenes brotes con mi cuerpo, una vez Kronos le arrebatara el alma, cuando una fugaz y absurda idea cruzó mi mente.

Aún gateando hacia atrás, intentando retrasar mi inevitable final, rebusqué una de las semillas urticantes, la introduje en la cerbatana... y soplé.

El gesto del sanguinario silfo se tornó en divertido al creer que había a puntado realmente mal.

Sin embargo, ¡diana!

La semilla impactó contra el desnudo torso de la varu, que dormitaba en la rama baja que habíamos parapetado de defensas. El picor no tardó en despertarla.

Ahora, ella nos salvaría... su magia ya debía haber recuperado poder.

Pero el salvaje Kronos rugió de ira al entender mi plan y se abalanzó con furia contra mi. Una nueva semilla surgió de mi arma, y a escasos centímetros como estábamos, no pudo fallar.
Resultó ser una baya enredadera, y en pocos segundos, Kronos se vio atrapado entre la vid, que enraizaba rápidamente en el fértil suelo.

Aprovechando, salté hacia delante para escapar de él hasta que Ela reaccionara, pero al pasar por su lado, hundió sus garras en mi vientre, haciéndome profundos surcos sangrantes. Cojeando y tapando como podía las heridas, me coloqué lo más cerca posible de la varu.. - ¡Ela, por Wina, a que serpientes estás esperando!

Saqué mi espada corta de madera afilada de mi cinturón... ya que había ganado algo de ventaja, no pensaba desaprovecharla... aunque el grosso de la batalla, lamentablemente, estaba en las mágicas manos de Ela...
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: De nuevo en tierra firme (RC)

Mensaje  Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.