Ficha de Eidan

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Ficha de Eidan

Mensaje  Invitado el Lun Dic 05, 2011 3:09 pm

NOMBRE: Eidan Midna

RAZA: Hibrido [Yan-Humano]

EDAD: 23 Años

SEXO: Masculino

DESCRIPCIÓN FÍSICA: Eidan heredo la altura de su padre, midiendo alrededor de 1.80 mts, y una piel que a pesar del impacto del sol se mantiene extrañamente suave al tacto. Pero en el resto de sus caracteristicas, se puede ver perfectamente su ascendencia Yan. Su tez morena y sus penetrantes ojos rojos lo delatan de inmediato, ademas de una mirada un tanto agresiva y suspicaz, sin un asomo de respeto o duda. Su cabello es de un color azabache, lizo y largo. Su cuerpo la mayoría del tiempo se encuentra cubierto por un turbante y una capa blancas, esté o no en el territorio desertico.

FOTO:
Spoiler:
Los ojos son rojos, eso sí.

DESCRIPCIÓN PSICOLÓGICA: Su actitud es simplemente inestable. A pesar de que usualmente se comporta sereno y silencioso, puede volverse violento y agresivo ante una provocación mínima. Sus decisiones son tomadas generalmente por la influencia de sus emociones, pero influye también el objetivo que se haya propuesto con anterioridad. Una vez que se determina su objetivo, se vuelve completamente terco y cabezota, sin importar los argumentos o acciones de las personas que le rodean. Aunque es extremadamente codicioso, y suele relacionarse con las personas solamente para obtener beneficios, Eidan puede encariñarse con las personas que le rodean, volviéndose un guardián incansable de estos. Aunque evita relacionarse con los demás a toda cosa, para no salir dañado de ello.

HABILIDADES: La habilidad innata de los Yan para aumentar la temperatura de los objetos sigue fluyendo en el, por lo que puede crear llamas cuyo tamaño depende del objeto que usa como combustible. Ademas de eso, sus sentidos [Digase olfato, vista, oido] se encuentran muy agudizados debido a su constante uso, sobretodo cuando se trata de divisar el peligro cercano. Finalmente, es muy hábil en el uso de explosivos y armas pequeñas, como dagas.

DEFECTOS: - Su enfado puede volverlo irreflexivo
- Tiene un gran olfato para las cosas valiosas y el dinero, lo que lo lleva a constantes problemas por sus intentos de estafa.
- Es un híbrido Yan-Humano, en ese orden. Cuando alguien pone en duda su procedencia o le indica que "Parece más humano que otra cosa", se enfurece en el acto.

AFICIONES: - Tocar música usando un pequeño laúd.
- Crear explosivos.
- Comercio.

COSAS QUE ODIAS: - El frío
- Que la gente lo mire feo.
- Ser menospreciado

PASADO: [Se recomienda ver el pasado familiar antes de leer la historia, Aquí ] Su nacimiento simplemente no estuvo planeado, en lo más mínimo. En una de las reuniones que mantenían los miembros de la familia Midna, se celebraron los 300 años de "alegre convivencia" entre ambas ramas de la familia. Fue en la noche de aquella fiesta cuando sus padres, Keltas el humano y Min la Yan, tuvieron un "pequeño desliz" entre primos lejanos. El resultado se vio 9 meses más tarde, cuando Eidan nació, claro que para aquel entonces era ya muy tarde como para encontrar al padre y exigirle que tomara su responsabilidad. Fue entonces cuando su madre y el resto del clan del desierto se vieron obligados a criar al joven Eidan por su cuenta. Vivió junto a la caravana de los Midna durante sus primeros 15 años de vida, época en la que aprendió los secretos de los Yan, ademas de como sobrevivir en condiciones tan adversas y con tan pocos recursos como los existentes en el desierto. Pero a pesar de llevar un buen tiempo junto a su familia, jamas conseguía encajar del todo en su familia, en primer lugar debido a ser muchísimo más alto que el resto de su familia a una temprana edad, y ademas de no poseer una buena afinidad ni con Yans ni con los humanos de su clan.

La tensión reinaba en su vida, pero esta llegó a un punto crítico cuando Eidan sugirió a su madre la idea de abandonar el desierto, y aventurarse en el norte. Su familia rechazó terminantemente esta iniciativa, pues consideraban que la raza de los Yan, y su relación con el desierto y los dragones, eran cosas que debían permanecer imperturbables a través del tiempo, en favor de mantener su propia identidad intacta. Pero Eidan era demasiado curioso para olvidar aquella idea, y al cumplir los 15 años tomo lo que pudo de su carpa, y montado un paske perteneciente a su madre, abandonó a su familia y se aventuró solo en el desierto en dirección al norte. Claro, el desierto es una mujer cruel y caprichosa, y no permitiría que abandonara tan fácilmente su sofocante abrazo. Pasó 4 años más vagando por el desierto, sobreviviendo con lo encontraba, cultivando sus habilidades, hasta que finalmente consiguió abandonar el desierto y adentrarse en las montañas.

El mundo con el que se encontró durante su viaje no le agradó del todo: Celestia. Una zona como aquella era demasiado "tranquila" para su gusto, y a pesar de una aparente hospitalidad de los ciudadanos de aquellos reinos, Eidan se apresuró a continuar su viaje a zonas incluso mas alejadas, dejando atrás su antiguo transporte, y continuando su viaje por Idhún. Actualmente ronda por los reinos humanos, cansado finalmente de una vida como viajero, y dispuesto a iniciar una ultima búsqueda: la de un lugar para él en aquel mundo.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.